Despliega el menú
Economía

Proyectos 

Aragón tendrá un "innovador laboratorio de ideas" en defensa del regadío

El proyecto ‘Partenariado del Agua del Ebro-Aragón’, que nace como grupo operativo al calor del Plan de Desarrollo Rural, quiere «reescribir» los retos del recurso hídrico cada vez escaso 

Cultivos de regadío por aspersión en la provincia de Huesca
Cultivos de regadío por aspersión en la provincia de Huesca
Rafael Gobantes

En un escenario de cambio climático, en el que la defensa del agua –un recurso cada vez más escaso– tiene más de emoción que de razón y en el que todavía persiste entre la sociedad una visión trasnochada (y derrochadora) del regadío, el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco coordina la puesta en marcha del proyecto ‘Partenariado del Agua del Ebro-Aragón’. Una iniciativa que nace como grupo operativo en el marco del Plan de Desarrollo Rural de Aragón y de la que también forman parte el Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos Agrícolas, las comunidades de regantes de Riegos del Alto Aragón y del Canal Imperial de Aragón, la organización agraria UAGA-COAG, la asociación española de periodistas agroalimentarias y los centros tecnológicos aragoneses Aula Dei-CSIC y CITA.

A diferencia del resto de los grupos operativos, el partenariado no nace para dar solución a un problema concreto, sino para generar conocimiento en torno al agua, “del que luego puedan beber aquellos que necesitan soluciones para problemas concretos”, ha explicado este martes el decano del colegio de ingenieros agrónomos, Ángel Jiménez, durante la presentación del proyecto que tiene como objetivo crear un “laboratorio de innovación y de ideas” para ofrecer una visión técnica del agua, generar conocimiento y prácticas que permitan reescribir los nuevos retos desde una perspectiva técnica y socialmente integradora.

“No queremos hablar de oidas”, ha destacado Jiménez. Y por eso, el trabajo de este partenariado comenzará por un análisis exhaustivo del regadío en Aragón que permita tener una “fotografía” real y actual. Una imagen que se plasmará sobre un medio informatico accesible tipo SIG (sistema de información geográfica) para que los usuarios puedan interactuar y en el que se analice no solo el agua de riego sino de todo tipo de usos. “Queremos agrupar el conocimiento porque está muy diseminado e incluso sabemos que hay menos información de la que creemos”, ha explicado Jiménez.

Un segundo pilar de su proyecto es la búsqueda de casos de éxito y de buenas prácticas en los regadíos aragoneses, para poner en valor el desarrollo tecnológico –muy desconocido por la sociedad– que se aplica en estos cultivos en los que se han realizado grandes inversiones.

“Ojala al final pudieramos hacer un libro blanco sobre el regadío, o incluso un análisis financiero de la modernización del riego. Es nuestra pretensión”, ha detallado el decano de los ingenieros agrónomos, que ha precisado que, de momento, su objetivo es definir una línea estratégica de las distintas zonas regables, los retos que presenta y cómo se vincula y armoniza con las necesidades productivas. “Se trata de disponer de argumentos técnicos y sociológicos para que puedan ser utilizados en las políticas, especialmente de regadíos, del Gobierno de Aragón”, ha detallado.

El protagonismo de la comunicación

Los miembros de este grupo operativo también quieren implicar a la sociedad en su proyecto. Por eso el cuarto de sus pilares se basa en la comunicación. “Falta mucho conocimiento por parte de la sociedad de lo que es realmente el regadío”, ha explicado Jiménez. Por eso, el partenariado no solo diseminará el conocimiento generado sino que comunicará “especialmente a la población urbana” sus aspectos positivos, como la vertebración del territorio,. la relación entre agua y producción de alimentos o el mantenimiento del paisaje natural. Para eso se abrirán canales de participación, tanto en la web como a través de las redes sociales “para que todos los agentes del sector del agua se vean reflejados e implicados”.

Este grupo operativo creado en junio de 2018, se desarrollará a lo largo de tres años y esta cofinanciado al 80% por la Unión Europea y al 20% por el Ejecutivo autónomo.

Etiquetas
Comentarios