Economía

grupo psa

Dos plantas PSA y un solo objetivo: mejora de costes para seguir fabricando en España

La factoría de coches de Figueruelas y la de Vigo están prácticamente hermanadas en eficiencia, pero nunca es suficiente, advierten los máximos responsables de ambas.

Ignacio Bueno, en la presentación del Opel Combo en Vigo, cuyo puerto es vital para la exportación.
Ignacio Bueno, en la presentación del Opel Combo en Vigo, cuyo puerto es vital para la exportación.
Opel

Opel Figueruelas, que siempre fue para General Motors la ‘joya de la Corona’ en Europa, le salió hace dos años, en agosto de 2017, cuando fue comprada por PSA, otra heredera al trono, la planta hermana de Vigo, con la que siempre se la compara. Con parecidos volúmenes de producción, el grupo francés la ha utilizado para estimular la competencia entre fábricas y ganar así en eficiencia. Se trata de "aprovechar lo mejor de cada casa: mezclar dos culturas de dos fabricantes para reforzar más el papel tan importante que para el grupo francés representa el dispositivo industrial en España a través de dos fábricas, la de Zaragoza y la de Vigo", reconoce Juan Antonio Muñoz Codina, presidente del Clúster Ibérico de PSA. Y lo ejemplificaba con su persona, él que es de Vigo y "de origen PSA" dirige la planta zaragozana y las riendas de Vigo las lleva el aragonés Ignacio Bueno, formado en Opel.

"Ambas plantas estamos muy próximas. En eficiencia estamos a la par", manifiesta Ignacio Bueno a HERALDO. "Tenemos fortalezas diferentes y debilidades a compensar: Vigo tiene una flexibilidad mayor, pero Zaragoza tiene una productividad por vehículo que es ligeramente mejor. Pertenecer al mismo clúster nos permite tener una transparencia total y compartir información a diario, lo que nos beneficia y nos permite mejorar" porque "no hay que olvidar que lo que PSA nos marca son siempre unos objetivos muy agresivos de costes para conseguir más penetración en el mercado y fortalecer el futuro del grupo". De ahí, la insistencia de PSA en la mejora de costes no solo el laboral sino sobre todo el de los proveedores, la logística, la energía...

Quedan en Europa pocas plantas con tanta capacidad productiva como las de Zaragoza y Vigo, advierte Codina, convencido, al igual que Bueno, de que las dos plantas tienen un solo objetivo: la eficiencia para preservar que PSA pueda seguir fabricando en España. "La dirección del grupo está muy contenta con la planta de Opel y también con la de Vigo y lo que queremos es llevar las dos a mejor. La mejora continua es nuestro norte y no solo de Zaragoza y Vigo, sino de Villaverde (Madrid) y Mangualde (Portugal)", afirma Bueno desde su nuevo destino. "Opel y PSA trabajamos muy bien juntos y nuestro plan es fortalecer la fabricación en la Península Ibérica porque tenemos mucha competencia fuera".

En cuanto a producto, el máximo responsable de la planta de Vigo indica que las dos factorías, la gallega y la zaragozana, "tienen una estructura muy sólida con vehículos que van a tener reemplazo". Desde luego, admite, "hay altibajos". "Ahora en Vigo los dos sistemas o líneas están desbalanceados. El sistema 2, en el que se ensambla el Opel Combo, está a tope de capacidad; y, sin embargo, en el otro sistema, donde fabricamos el Peugeot 301 y el Citroën

C-Elysée, está bajo de volumen; solo trabajamos un turno. En octubre lanzaremos el nuevo V20 y ese modelo, que es un correcaminos de Peugeot, nos permitirá estar en volúmenes superiores".

Mientras tanto, en Zaragoza, añade Bueno, "las líneas están ahora muy optimizadas y bien equilibradas". La fábrica va a lanzar el Corsa, y el Mokka se va a dejar de hacer: "Los productos que fabricas tienen subidas y bajadas y hay que adaptarse", pero, aún con todo, subraya el directivo, "somos plantas únicas con dos líneas de montaje y gran capacidad". "De estas ya no quedan muchas y lo bueno es que tenemos trabajo para el futuro", concluye.

Ambas factorías esperan recuperar la plena capacidad en 2020

PSA confía en que el año próximo sus dos principales plantas en España estén a plena capacidad. El lanzamiento del V20 en Vigo y de la sexta generación del Corsa en Zaragoza, ambos previsiblemente en octubre, han de hacerlo posible, según la compañía. La dirección espera que la planta aragonesa recupere en 2020 el récord de los 485.857 coches fabricados en 2007, antes de la crisis, si bien el pasado año se quedó en 447.514 vehículos, una cantidad similar a la que previsiblemente cierre este año. Por su parte, Vigo se quedó el pasado año en 398.300 vehículos y aspira en 2020, según adelantó Ignacio Bueno, a llegar a los 547.000 coches que hacía en 2007.

Una expectativa basada en la ofensiva de productos del grupo francés y su apuesta firme por la electrificación, con el Corsa 100% eléctrico que producirá a principios de año Opel Figueruelas y que la convertirá en la primera fábrica en España en sacar de sus líneas de montaje un modelo cien por cien eléctrico. PSA Vigo cuenta ya con un taller de baterías donde se pueden llegar a hacer seis o siete motores/hora, según Juan José Muñoz, presidente del comité de la planta viguesa. Allí están trabajando para lanzar en 2021 el Opel Combo eléctrico.

Etiquetas
Comentarios