Despliega el menú
Economía

Heraldo Joven

LIMPIEZA

Siete objetos que sueles guardar en el baño (y no deberías)

Aunque llevemos toda la vida almacenando las toallas, las cuchillas de afeitar o el maquillaje en esta estancia, existe más de un motivo para dejar de hacerlo.

La humedad y la poca ventilación puede generar una atmósfera poco salubre.
La humedad y la poca ventilación puede generar una atmósfera poco salubre.
Freepik

En el baño, más allá de los elementos básicos que le dan identidad a la estancia, de los productos de higiene íntima y de las toallas que utilizamos para secarnos cuando salimos de darnos una buena ducha matutina, hay una serie de objetos de lo más variado que nos ayudan a completar nuestro ritual de limpieza y acicalamiento. Ponernos crema y colonias mientras escuchamos por la radio las noticias de primera hora, pasarnos la cuchilla, acabar con las ojeras con un poco de maquillaje o lavarnos los dientes son solo algunos de los hábitos más comunes del cuarto de baño, sin embargo, todos ellos pueden poner en riesgo la salubridad de nuestra rutina.

Lo que nunca deberías guardar en el baño

Toallas
1

Toallas

Aunque tiene sentido que la toalla que estamos utilizando para secarnos esté en el baño, lo que no lo tiene es almacenar las limpias en este cuarto, ya que la humedad hará que pierdan la suavidad, esponjosidad y el buen olor.

Cuchillas
2

Cuchillas de afeitar

Lo habitual es que, tras darnos una ducha caliente, el cuarto de baño se llene de vapor de agua, uno de los enemigos de las cuchillas de afeitar, ya que la hoja se oxida en ambientes húmedos

Maquillaje
3

Maquillaje

El contraste de temperaturas y la humedad del cuarto de baño pueden provocar que los cosméticos pierdan su textura y propiedades, perdiendo su efectividad, rompiéndose y pudiendo provocar, además, severos problemas en la piel derivados de la acción de hongos y bacterias perjudiciales para el cutis. Por eso, lo mejor es guardar el maquillaje en una habitación con una atmósfera más estable.

Botiquin
4

Botiquín de medicinas

Los prospectos de los medicamentos suelen indicar que se guarden en lugares secos y frescos lo que, por supuesto, descarta los cuartos de baño de las casas. Y es que, sin darnos cuenta, podemos alterar su composición, logrando que pierda su efectividad o que, incluso, nos siente mal.

El uso abusivo del secador hace que el pelo se estropee con mayor facilidad.
5

Aparatos eléctricos

Aunque para muchos sea habitual escuchar la radio, Youtube desde el 'smartphone, pasarse la maquinilla o secarse el pelo en el baño, puede que no sean las mejores ideas. La humedad puede provocar que se estropeen y dejen de funcionar, además de suponer un peligro para la salud: si entran en contacto con el agua, nos podríamos llegar a electrocutar.

Cambian los colores, pero las rayas son habituales en muchas pastas de dientes.
6

Cepillo de dientes

Este básico de la higiene bucal tiene su propio espacio en el baño, cerca del lavabo para poder utilizarlo como se debe. Sin embargo, la humedad de esta habitación puede provocar que, tras usarlo y aclararlo, no se seque como debe y se convierta en un foco infeccioso de bacterias y moho. Así, hay que empezar a guardarlo en una caja tras haberle quitado hasta la última gota de agua.

Colonias y perfumes
7

Colonias y perfumes

Si algo ocurre en los baños de la mayoría de hogares es la variación constante de temperatura derivada de usar el agua caliente para ducharnos; lo que, además, puede ocasionar la evaporación de nuestras colonias y perfumes favoritos.

Etiquetas
Comentarios