Despliega el menú
Economía

Inmobiliaria

El banco malo paga en Aragón 15,6 millones al año en IBI y comunidades de vecinos

La Sareb vendió 294 inmuebles en Aragón a lo largo del 2018 pero sigue absorbiendo más conforme reconvierte los préstamos que no se devuelven. 

Una de las viviendas de alquiler en Zaragoza.
Una de las viviendas de alquiler en Zaragoza.
Sareb

Ya se habla poco del rescate a la banca, pero la realidad es que aquella intervención que se ejecutó para liberar a las cajas comprometidas de sus activos tóxicos y de los préstamos que parecía que nadie les iba a devolver sigue teniendo sus efectos sobre la economía española a día de hoy.

La Sareb surgió en 2012 para gestionar toda esa cartera de activos financieros e inmobiliarios que lastraba a nueve entidades rescatadas, y en ese momento absorbió nada más y nada menos que 50.781 millones de euros en propiedades y préstamos dudosos a cambio de bonos propios avalados por el Estado que sirvieron para dar un respiro a las entidades bancarias.

El objetivo de la Sareb era (y sigue siendo) desprenderse mediante la venta de todos esos activos en un periodo de 15 años. Ya han pasado seis y el ente sigue inmerso en esta ingente labor. De momento, ha conseguido amortizar 15.020 millones de euros pero sigue teniendo 13.239 deudores y los inmuebles que gestiona ya le han costado 2.350 millones de euros.

Solo en Aragón sus propiedades en las tres provincias le han supuesto ya un desembolso de 56,4 millones de euros que han ido a pagar comunidades de vecinos, el Impuesto de Bienes e Inmuebles y costes de mantenimiento.

Propiedades en Aragón

A principios del año pasado la Sareb todavía tenía en Aragón 3.216 viviendas, anejos o garajes por valor de 540 millones de euros. 2.275 en Zaragoza. 426 en Huesca y 65 en Teruel. Durante el 2018 consiguió vender 294 de esos inmuebles residenciales pero en realidad sus propiedades en la Comunidad apenas se habrán reducido porque el organismo sigue incorporando nuevas día a día conforme consigue reconvertir los préstamos que nadie devuelve (fundamentalmente grandes promotoras arruinadas durante la crisis) en propiedades físicas mediante el acceso a los colaterales o las garantías. Es decir, daciones en pago: recurre a la vía judicial para quedarse con las propiedades que unas veces pueden ser simples terrenos vacíos o a medio construir. En febrero, por ejemplo, salían a subasta unas promociones fallidas en Pinseque y Sobradiel como último intento de cobrar antes de tener que quedárselas.

Gastos de mantenimiento

De modo que pese a los avances en las ventas, la Sareb tuvo que pagar el año pasado en Aragón 15,9 millones de euros para cumplir con las comunidades de vecinos, los impuestos locales y los gastos comunes de mantenimiento de todos esos inmuebles.

En otras partes de España, la entidad está asumiendo en algunos casos el coste de terminar las obras para poder vender más fácil después. En esta labor ha invertido ya algo más de 133 millones de euros pero por ahora nada en suelo aragonés.

También en alquiler

De las viviendas en su propiedad que ya están terminadas pero no consigue vender, la Sareb ha puesto algunas en alquiler. Ahora mismo están disponibles en la comunidad cinco en Villanueva de Gállego, una en La Muela, cuatro en Zaragoza y 17 en Calatayud.

Etiquetas
Comentarios