Economía

innovación

GRB patenta Incool, una ducha con el grifo empotrado en la pared

La empresa aragonesa, de los pocos fabricantes que quedan en España, espera alcanzar este año los 10 millones de facturación. 

Bañera con monomando Incool
Bañera con monomando Incool
Heraldo

La innovación ha sido el salvavidas para remar contra la crisis. Roberto Ladrón, consejero delegado de la empresa familiar GRB lo tiene claro. Por eso, cuentan con una veintena de patentes y acaban de registrar una nueva, la del grifo de ducha empotrado en la pared. Llamado Incool, "acabamos de lanzarlo al mercado y supone ya el 6% de las ventas en nuestra cifra de negocio", explica el directivo. "Han sido dos años de un trabajo complejísimo técnicamente para dar con esta solución, que digamos que es como un grifo metido dentro de un ladrillo constructivo, del que exteriormente se ven solo tres mandos circulares, uno de soporte de la ducha, otro de mantenimiento y otro para controlar la temperatura". Lo que busca actualmente el usuario es la "simplificación máxima" en los baños y eso es lo que aporta Incool, asegura. "Desde 2003 nos especializamos en grifería termoestática y somos de los pocos que la fabricamos en España porque el 95% de las marcas lo que hacen es comprar esa tecnología a externos cuando en GRB es todo desarrollo propio", añade.

Según el máximo responsable de GRB, la nueva patente de grifo empotrado en el interior de la ducha "representa algo así como el cambio a la pantalla plana en televisión, es decir, lo que hacemos es reducir el tamaño aportando más potencia y a un precio asequible que puede ir de los 500 a los 900 euros cuando estas soluciones las encuentras a partir de los 2.000", indica.

El secreto para poder hacerlo, dice, es contar con un equipo muy implicado y echarle muchas horas de trabajo. Fue a finales de diciembre de 2018 cuando GRB registró la patente y al mercado acaban de lanzarlo, si bien la puesta de largo será en una feria internacional de la construcción, en Moscú, que tiene lugar a principios de abril y en la que esta empresa aragonesa estará presente. "No hay nada similar en el mercado", manifiesta Roberto Ladrón: "Otra de las ventajas de Incool es que incorpora nuestro sistema GRB Dry de vaciado desde el grifo hasta el rociador que desaloja todo el agua residual que queda y que patentamos hace dos años y medio". 

El consejero delegado de GRB espera que la nueva tecnología patentada les permita alcanzar este año una facturación de 10 millones de euros. "2018 en cifra de negocio fue similar a 2017 con algo más de 9 millones. España y Francia siguen siendo nuestros principales mercados y Europa en general. Aunque tengamos algunos lazos comerciales con África, los principales clientes siguen estando en el Viejo Continente", reconoce. La grifería termoestática representa el corazón del negocio de este fabricante aragonés que produce unos 200.000 grifos al año y en torno a 4.000 conjuntos de sistemas para duchas, fregaderas, etc. Roberto Ladrón anticipa que en duchas hay un tremendo potencial de mercado ya que "en España la tendencia es a que la bañera desaparezca sobre todo en la reforma de las viviendas y lo que prevalece es la columna de ducha con el plato a ras de suelo y los grifos y mandos reducidos a la mínima expresión". 

 

 

Etiquetas
Comentarios