Economía

Inversión

Ambar ultima su fábrica de La Cartuja con capacidad para 240 millones de litros de cerveza al año

Tras una inversión total de 70 millones de euros, solo queda por terminar la sala de cocción, que estará operativa a comienzos de verano. 

En verano se estrenará la nueva planta de fabricación de Cervezas Ambar, en las cercanías de la capital aragonesa.

Los operarios de obra dan estos días dan los últimos retoques en la sala de cocidas de la nueva fábrica de Ambar, una moderna y puntera instalación que ocupa unos 1.800 metros cuadrados en el complejo industrial que la cervecera zaragozana tiene en La Cartuja, en el que ha invertido unos 70 millones de euros -unos 20 millones solo en la sala de cocidas- y con el que se convierte en una de las fábricas punteras del sector en España. Allí realiza desde 2008 el embotellado de su producción. Hasta allí trasladó en 2012 el llenado de barriles y allí se realiza desde 2016 el filtrado. Ahora, y en apenas unas meses, la compañía tendrá toda la producción en dicho complejo, que se levanta sobre una superficie de 86.000 metros cuadrados, porque, tras un periodo de pruebas que comenzarán en próximas fechas, está previsto que la zona de cocción este operativa el próximo verano.

Con esta nueva fábrica, que responde a la necesidad de disponer de mayores instalaciones que permitan acompañar la expansión de Ambar, que el pasado año creció un 8% mientras las ventas del sector se mantenían estables, la cervecera zaragozana tendrá capacidad para duplicar su producción y fabricar así hasta 240 millones de litros al año. Será posible gracias a una sala dotada de 5 ollas (dos de maceración, una ‘whirlpool’ -que separa la parte sólida-, una de crudos -para maceraciones especiales- y una de ebullición -dotada de equipos que permiten la recuperación del vapor de agua para su transformación en energía-) con la que se gana “en eficiencia y capacidad”. De hecho, mientras que en la fábrica de San José pueden realizarse 10 cocidas de 50.000 litros cada una, en la actual planta es posible realizar 15 cocidas de 70.000 litros. “Inicialmente, este año se producirán unos 110 millones de litros, y será la demanda y el mercado la que vaya marcando su incremento hasta alcanzar la capacidad total.

Los detalles los han explicado hoy jueves el jefe de ingeniería y mantenimiento de la planta, Victor Tomás, el maestro cervecero, Antonio Fumanal, y el director de Comunicación, Enrique Torguet, durante una visita técnica de obra a las nuevas instalaciones que cuentan además con una capacidad de almacenaje de hasta 3.000 toneladas de grano, 27 tanques de fermentación. “Esta nueva fábrica es una apuesta por el futuro, con el que renovamos nuestro compromiso con Zaragoza y Aragón, y que nos permite crecer que más gente disfrute de nuestras cervezas”, ha detallado Torguet, que ha insistido en la moderna y puntera tecnología con la que están dotadas las nuevas instalaciones.

La sala de calderas, “el corazón de la planta”, que esconde en su parte inferior todo un entramado de tuberías por las que se calienta la harina de malta y se produce el vapor que calienta la ollas de cocción, cuenta también con una sala de control, el “cerebro de la instalación” totalmente automatizada y en la que trabajarán 4 empleados por turno, “si bien en función del mercado y del crecimiento de las ventas esta instalación está preparada para trabajar los 7 días de la semana, las 24 horas del día”, ha añadido Tomás.

Durante la visita, el maestro cervecero de Ambar, Antonio Fumanal, ha mostrado la sala de propagación y guarda de levaduras, “la más moderna de Europa”, ha señalado con evidente orgullo, para explicar que en ella “se puede jugar con la levadura, nos abre la puerta a experimentar, nos da fiabilidad y es un juguete muy interesante para el futuro”. El artífice de la variada y apreciada oferta de Ambar, ha explicado además que esta sala permite guardar la levadura que no se utiliza en la fábrica para su venta y destino a otros usos. Ha destacado además que es “la primera instalación de España y posiblemente de Europa” que permite la recuperación de bagazo para su comercialización tanto al mercado de alimentación animal como humana.

Mantener la historia en San José 

La visita realizada a las nueva fábrica ha permitido realizar el recorrido y el proceso que convierte la malta en cerveza. Así, después de la fermentación, el líquido pasa a la sala de filtrado, una instalación que funciona en la fábrica de La Cartuja desde hace dos años, y que entonces ya se presentó como la primera instalación de este tipo en Europa, en la que el filtrado se realiza exclusivamente por membranas y donde no es necesario realizar ningún otro tipo de proceso para darle ese color brillante y transparente que caracteriza a la producción de La Zaragozana. Un proceso que no se comprende sin el laboratorio, una instalación “pensada también para los próximos años, flexible y con posibilidades de ampliación”, ha detallado Fumanal, en la que se controlan todos la cualidades del producto para valorar todo el proceso, con el fin, ha dicho, de que Ambar siga siendo Ambar. "Seguimos siendo los mismos y ofrecemos el mismo producto, solo que a una escala mayor", ha señalado Fumanal, que ha insistido en que la nueva fábrica "guarda el espíritu independiente que nos caracteriza, combinando los aprendizajes con la tecnología más puntera".

La puesta en marcha a pleno rendimiento de la fábrica de La Cartuja no significará la desaparición de la centenaria planta fundada en 1900, aún en funcionamiento, situada en el barrio zaragozano de San José y que puede presumir de ser la más antigua de España. En ella se mantendrán parte de los procesos de maltería y fermentación tradicional para la elaboración de especialidades y cervezas de corta producción. Mantendrá además su trayectoria de mueso vivo de la cerveza, que actualmente recibe la visita de más de 15.000 personas al año. Pero también, ha explicado Fumanal, el objetivo es que se convierta en un centro de formación “porque en este tipo de fábrica los procesos son muy visuales y aprender el oficio resulta más fácil que en aquellas instalaciones que están totalmente automatizadas”.

Etiquetas
Comentarios