Despliega el menú
Economía

¿Qué es la ligirofobia?

Los ruidos fuertes suelen ser motivo de susto. Hay personas que sienten una gran angustia por si ocurren.

La persona con ligirofobia puede asustarse cuando cree que se va a producir un ruido.
La persona con ligirofobia puede asustarse cuando cree que se va a producir un ruido.
Pixabay

Los petardos y los cohetes suelen ser habituales durante algunas celebraciones como los triunfos de un equipo deportivo o la llegada del año nuevo al igual que los globos son un elemento imprescindible en las fiestas de cumpleaños, sobre todo las infantiles.En ambos casos, un estallido puede causar un estruendoso ruido que asustará a mayores y pequeños, sobre todo a los que tienen ligirofobia.

La persona con esta enfermedad estará en tensión durante toda la celebración del cumpleaños porque pensará que el ruido de los globos al explotar será muy elevado. Si se toma la palabra por su literalidad, ligirofobia proviene de ligir que significa agudo y fobos que hace referencia a miedo, por lo que la ligirofobia es el miedo a los sonidos agudos.

Sudoración, ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, náuseas, aumento de la frecuencia cardíaca o sequedad de boca pueden hacer su aparición incluso si el sonido agudo no se ha producido. Bastará con que la persona que sufre ligirofobia tenga la sensación de que se va a producir para que se le presenten los síntomas de la enfermedad.

Experiencias negativas

La ligirofobia puede suponer a la persona que la sufre tener que abandonar su entorno habitual en situaciones como fiestas patronales o celebraciones señaladas. Además, puede provocar ue se aisle socialmente por evitar su presencia en eventos en los que considera que puede hacer un sonido agudo.

La principal causa de la ligirofobia es una mala experiencia pasada con el estímulo que provoca el miedo. También influyen en su aparición, el aprendizaje condicionado de las respuestas de miedo, las habilidades de afrontamiento, el grado de apoyo social y la información que tiene la persona del miedo. El diagnóstico de la intensidad de la dolencia es fundamental para aplicar el tratamiento más adecuado, que puede consistir en la desensibilización sistemática, técnicas de relajación o hacer que la persona se aproxime poco a poco a su miedo.

Etiquetas
Comentarios