Despliega el menú
Economía

MACROECONOMÍA

La economía aragonesa creció un 3,03% en 2018

El incremento del PIB de la comunidad es superior tanto al de España (2,8%) como al de la UE (1,9%).

La planta de Brilén en Barbastro.
La planta de Brilén en Barbastro.
J. L. P.

Todos los sectores productivos aragoneses registraron el año pasado tasas de crecimiento positivas por cuarto año consecutivo, mientras que el incremento del PIB de la comunidad fue del 3,03%. Esta subida es cinco décimas superior a la anotada por España, del 2,5%, y un 1,1% más alta que la del conjunto de países de la Unión Europea (UE), del 1,9%. Así lo estiman los datos disponibles del cuarto trimestre de 2018 -a la espera de que, el próximo 29 de abril, el INE publique la primera estimación de la Contabilidad Regional de España-, que permiten obtener un primer esbozo de la situación macroeconómica regional del pasado año.

De cara a este, la DGA prevé que Aragón continúe su crecimiento por encima de la media, un 2,7%, favorecido por factores como el empleo, los tipos de interés o los precios de las materias primas. El crecimiento no es el de los últimos años, pero sí es positivo. La cifra aragonesa es cinco décimas superior a la que prevé para España el Gobierno central, del 2,2%, y seis más de la que espera para el país la UE, del 2,1%.

El avance del PIB en la comunidad del año pasado que adelanta el Instituto Aragonés de Estadística (Iaest) es, sin embargo, ligeramente inferior a la previsión que el Gobierno de Aragón realizó en octubre, del 3,1%. Pero se sitúa en línea con las predicciones realizadas por organismos o entidades tales como BBVA, que lo situó en el 2,6%; Funcas, en el 2,8%; Ibercaja, en el 3,2%; Airef, en el 3%; o Hispalink, en el 3,1%.

En el último trimestre del año, la economía aragonesa creció un 2,4% interanual, según las estimaciones realizadas por el Iaest a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), una tasa idéntica a la registrada para el conjunto de España; aunque superior a la alcanzada por el conjunto de países de la UE, donde fue del 1,4%. Además, durante los últimos tres meses del año, el PIB aragonés creció un 0,7%, una cifra de nuevo idéntica a la española, pero nuevamente más alta que la de la UE, del 0,2%.

Buen comportamiento de la demanda interna

El crecimiento de la economía aragonesa se explica, en parte, por el buen comportamiento de la demanda interna -consumo e inversión-, ya que la contribución del sector exterior al PIB aragonés fue negativa en el conjunto del año. En concreto, el consumo de los hogares registró un crecimiento interanual del 2,3%, dato una décima superior respecto al anterior ejercicio. De esta forma, la evolución de esta cifra mantiene una senda de crecimiento destacada, lo que refleja la prolongada mejora del mercado de trabajo regional, el más fácil acceso al crédito gracias a la política monetaria expansiva implementada por el BCE o el ahorro que suponen los contenidos precios del petróleo, explica el Ejecutivo aragonés en una nota. El gasto en consumo final de la Administración Pública regional creció un 2,5% interanual, dato inferior al registrado el ejercicio anterior, del 4,1%.

Menos exportaciones

De los datos disponibles en materia de sector exterior se observa cómo la demanda neta desaceleró su ritmo de crecimiento a lo largo de todo el ejercicio. Así, su contribución al crecimiento aragonés durante 2018 fue negativa, como consecuencia de un peor comportamiento de las exportaciones durante este período. En concreto, mientras las de bienes y servicios crecieron un 2,2% anual -frente al incremento del 6,9% interanual de 2017- las importaciones aceleraron su ritmo de avance hasta el 5,9%, un 3,6% más que el año anterior.

Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores productivos de la economía aragonesa presentaron por cuarto año consecutivo tasas de crecimiento anuales positivas. La construcción lidera el crecimiento aragonés, con un 7,4% anual, dato superior en dos puntos al registrado en 2017. Le sigue la industria manufacturera, que creció un 2,8% en tasa interanual, aunque el ritmo de avance es inferior al del año anterior, del 6,2%. Por su parte, el sector servicios anotó un crecimiento anual del 2,6%, tres décimas por encima del dato del ejercicio precedente. En tercera posición se sitúa el sector primario, que alcanzó un ritmo de crecimiento positivo del 2,3% interanual, dato superior al 0,1% anotado en el año precedente.

Etiquetas
Comentarios