Economía

Las empleadas del hogar crean una red nacional para reivindicar sus derechos

Representantes de distintas asociaciones de este colectivo provenientes de toda España se reunieron el pasado sábado en Zaragoza.

Empleadas del hogar posan en el centro Arsenio Jiménez de UGT.
Enrique Navarro

La reivindicación de los derechos laborales de las empleadas del hogar es una constante desde hace muchos años; su notoriedad, no tanto. Miembros de este colectivo llegados de toda España se reunieron el pasado sábado en Zaragoza para constituir una red estatal que sirva de altavoz a su reclamación fundamental: conseguir que el sector reciba un trato similar al de cualquier otro. La inclusión de este en el régimen general de la Seguridad Social o la posibilidad de disfrutar de paro, de una baja o de vacaciones fueron algunas de las proclamas más repetidas en el encuentro.

Las empleadas pidieron también la anulación de la enmienda 6777 introducida por el anterior Gobierno del Partido Popular, que “retrasaba el reconocimiento de los derechos o la protección social” de este colectivo, que denuncia, además, que el cambio de inquilino en la Moncloa no ha conllevado ninguna modificación a este respecto. “Pedimos mejores condiciones. Para ello, nos uniremos a la huelga del 8-M; pero también realizaremos acciones en distintas capitales de provincia, Zaragoza entre ellas”, desvela Carolina García, portavoz de la Asociación de Trabajadoras del Hogar de la capital aragonesa.

Este año "irá a peor"

Medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional no "repercuten demasiado" a las trabajadoras del hogar, que consideran, incluso, que las “perjudica”, puesto que “supone nuevos costes para la parte empleadora, lo que multiplicará los contratos no declarados -uno de cada tres, en la actualidad-”. En este sentido, la perspectiva del sector de cara a 2019 es que la situación “no solo no va a mejorar, sino que va a ir a peor”. En su caso, además, las inspecciones de trabajo “son complicadas, no tienen ningún control porque no se puede entrar casa por casa”, lamenta García.

La portavoz recalca que uno de sus objetivos es equiparar la situación española con la de otros países europeos como Suiza o algunos latinoamericanos, que sí igualan este sector con el resto de trabajadores. “Durante años, esto se ha hecho gratis, pero nosotras somos empleadas, no miembros de la familia. Y precisamente por ello queremos unas condiciones dignas. Los cuidados son una responsabilidad del Estado, son importantes, se deben valorar”. En este sentido, reclaman que sea el ente público el que integre en sus Presupuestos costes como los relacionados con la asistencia en el domicilio, que deberían ser, en su opinión, "prestaciones de atención a la dependencia".

Además, muchas de ellas -el 90% del colectivo son mujeres- denuncian que, por su condición de migrantes, se encuentran en una situación de abuso, de vulneración de derechos. La asociación detallará más consecuencias de la asamblea celebrada en Zaragoza en las próximas semanas.

Etiquetas
Comentarios