Economía

PSA asigna a la planta de Poissy el modelo que reemplaza al Mokka, que ya no hará Figueruelas

Tras 5 años, la fábrica zaragozana dejará de ensamblar este verano el SUV de GM que llegó en agosto de 2014 y del que habrá montado más de 300.000 unidades.

Imagen de 2016 del lanzamiento del Mokka X en la planta de Opel Figueruelas.
Guillermo Mestre

El hueco que va a dejar en el abanico de modelos de PSA el Mokka (un vehículo de General Motors), que se despedirá este verano de las líneas de producción de Opel en Figueruelas, será cubierto por un nuevo todocamino o SUV del segmento B, todavía sin nombre, que el grupo francés adjudicó este mismo miércoles a su planta de Poissy. Esta factoría ha sido la elegida para tomar el testigo de la zaragozana, que durante cinco años ha estado ensamblando, primero con muchos componentes de Corea y luego incorporando cada vez más piezas asignadas a proveedores de aquí, este modelo de éxito en los todocaminos. La compañía estadounidense lo trajo en agosto de 2014 a la planta de Figueruelas en un momento con bajo volumen y será en máximos de producción, pero también en periodo estival, cuando salga de sus líneas, según fuentes sindicales.

La dirección de PSA se limitó a señalar que el nuevo modelo que se fabricará en Poissy será un Opel del segmento B- SUV y rehusó establecer relaciones con el Mokka. Sin embargo, no caben muchas más posibilidades de que haya otro sustituto para este todocamino ni por fechas ni por el reparto de modelos que suele hacer el grupo francés en función de la eficiencia y el ahorro de costes en la plantas vinculadas a dos únicas plataformas, la del coche pequeño y la del segmento superior. En este caso, han optado por la CMP, en su versión multienergía, ya operativa en Poissy y que está implantando Figueruelas.

Lo que sí explicó el grupo automovilístico, vía comunicado, es que la planta francesa adjudicataria del nuevo SUV "ha estado trabajando en su proyecto de transformación desde 2016 para fortalecer su competitividad" y que cuenta con una línea de producción que incorpora "la nueva plataforma CMP multienergía del grupo PSA, que ya está operativa con el lanzamiento del DS3 Crossback en versiones de combustión interna y eléctrica". El responsable de la fábrica francesa, Frédéric Przybylski, mostró su satisfacción por la asignación: "Tener un vehículo adicional es un claro reconocimiento de nuestra mejora de rendimiento y me gustaría agradecer a todos los equipos que crearon las condiciones necesarias para que esto ocurra", señaló.

La factoría de PSA en Poissy que hará el modelo del segmento B, muy bien posicionado en el mercado, data de 1938 y ensambló 175.000 vehículos en 2018 de los modelos Peugeot 208, DS 3 y DS 3 Crossback, lo que representó 38 unidades por hora. La planta cumple el objetivo del grupo francés de que a partir de 2019 todos sus nuevos modelos dispongan de una versión híbrida o totalmente eléctrica. Su plan estratégico pasa por lanzar en dos años 15 nuevos vehículos electrificados y que en  en 2025 las marcas del grupo (Peugeot, Citroën, DS y Opel/Vauxhall) tengan el 100% de su gama electrificada.

Desde la planta zaragozana de Opel, José Carlos Jimeno, responsable de la sección sindical de UGT, manifestó que "no debemos preocuparnos porque dejemos de ensamblar el Mokka este año". Las previsiones de producción de Figueruelas, que cifró en más de 470.000 coches, "son buenas" con el C3 Aircross, el Opel Crossland y el Corsa, lo que no impide que "vayamos a seguir peleando por nuevos modelos". Y avanzó que en la reunión del comité europeo en marzo en Poissy recabará más detalles sobre asignaciones de modelos. "Ya sabíamos que el sustituto del Mokka no se haría en Zaragoza. Es una pena. Se vende mucho", reconoció, pero "los volúmenes que tenemos son importantes".

Etiquetas
Comentarios