Economía

Los purines y el estiércol son “una oportunidad, no un problema”

Desde UAGA piden al ministerio de Agricultura que cree una mesa de trabajo con el objetivo de buscar soluciones más sostenibles a la reutilización de subproductos ganaderos como fertilizantes o fuentes de energía. 

Los nuevos sistemas acercan los purines al suelo abonado.
Plumed SL

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, anunció que el Gobierno trabaja en un paquete de medidas para la gestión integral del estiércol y de los purines en las granjas con el objetivo de conseguir “así una mejora ambiental, económica y social” que no suponga “un sobrecoste añadido en la actividad productiva”. Asimismo, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad Vivienda del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona aseguró que su Ejecutivo “ultima” un decreto de purines que se prevé “determinante”. Por estos motivos, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha aprovechado la oportunidad y ha pedido que se ponga en marcha una mesa de trabajo para impulsar la reutilización de estos subproductos ganaderos como fertilizantes orgánicos y fuentes de energía renovables. “Donde muchos ven un problema, nosotros vemos una oportunidad”, asegura Marcos Garcés, miembro de la comisión ejecutiva de UAGA. “No solo puede ser una segunda fuente de ingresos para el ganadero, sino que además se puede conseguir una reducción del uso de fosfatos”.

Y es que la Comisión Europea, según recoge el sindicato agrario, estima que, un aumento significativo del reciclado de subproductos biológicos, podría reemplazar hasta el 30% de los fertilizantes no orgánicos. “Si la utilización de estos abonos químicos, que suelen tener un alto coste ambiental ya que provienen de sitios lejanos, pueden intercambiarse por un producto más natural y sostenible (si está bien utilizado), tendremos que aprovecharlo”, señala Garcés, que recuerda que la Unión Europea importa seis millones de toneladas al año de roca de fosfato, un recurso limitado. “La oportunidad la tenemos porque el número de granjas de porcino está creciendo de forma exponencial,  solo nos falta investigar e implantar medidas, acompañadas de financiación”.

Para conseguir un mejor aprovechamiento de las deyecciones del ganado, con la finalidad de que se reduzca la volatilidad del producto, se contamine menos y se aprovechen todos los nutrientes que tienen dichos productos, las organizaciones agrarias reclaman inversión. “Este cambio no puede recaer únicamente en los productores”, ha subrayado, en una nota de prensa, Jaume Bernis, responsable de los sectores ganaderos de la comisión ejecutiva de COAG. “El Plan Renove del año pasado –añade Garcés- fue un ejemplo de cómo ayudar al ganadero a mejorar la gestión de purines, a través de la renovación de esta maquinaria y como consecuencia de la nueva normativa sobre gestión de purines, pero solo soluciona el tema de la volatilidad”.

¿Y en los lugares donde hay menos hectáreas dedicadas a la agricultura?

Asimismo, señala: “En los sitios donde hay menos hectáreas dedicadas a la agricultura o supone un problema utilizarlos como fertilizante se debe empezar a investigar y a implantar iniciativas que permitan la producción, por ejemplo, de biogás”. “Ahora que están creciendo el número de granjas, vamos a investigar, a implantar y a financiar la reutilización. Es el momento, no se puede quedar en la primera fase de investigación”.

Además, esto puede compensar las rentas bajas, provocadas por los altos costes de producción y los bajos precios, de los ganaderos. “Correctamente gestionados, -reitera Garcés- pueden suponen una oportunidad para disminuir los costes en fertilización y energía”.

Etiquetas
Comentarios