Economía

Aún estamos a tiempo

La economía española creció un 2,5% en el año 2018 y aguanta en medio de la ralentización global.

La ministra de Economía, Nadia Calviño.
La ministra de Economía, Nadia Calviño

El PIB de España creció el 2,5% en 2018, un incremento que, si bien implica un avance menor al 3% por primera vez desde 2015, supone mantener un ritmo mayor al del conjunto de la zona del euro. La incertidumbre que provocan las perspectivas económicas globales sería menor con una mayoría parlamentaria salida de las urnas.

La economía española resiste a pesar de los datos de ralentización global y de los variados análisis de perspectivas para Europa. El Producto Interior Bruto cerró el año pasado con un crecimiento anual del 2,5%, según el avance publicado por el INE. La desaceleración del PIB es evidente respecto a las tasas del 3% o superiores que se habían encadenado en los tres años precedentes. No obstante, el crecimiento registrado es positivo si se compara con la evolución de la zona del euro (1,8%), castigada por la incertidumbre que genera, entre otros países miembros, Italia, que ayer mismo entró oficialmente en recesión.

El PIB español aguanta sobre todo por el empleo, por una inesperada recuperación de las exportaciones y por el tirón del gasto público. Pero que el consumo público sea el que empuje y no la inversión es un mal síntoma. Y el dato del empleo también tiene una doble interpretación, porque la recuperación de la actividad en España ha sido muy intensiva en creación de puestos de trabajo de baja cualificación, pero muy poco en mejora de la productividad. Con estos mimbres se puede hacer poco ante la cesta de desaceleración que se está construyendo en Europa. Es difícil pensar en un cambio de política económica para consolidar la recuperación del PIB desde la minoría parlamentaria con la que sobrevive el Gobierno. En el actual contexto, con un temor difuso a una nueva recesión, un adelanto de las elecciones podría dar lugar a la formación de mayorías políticas que permitiesen abordar las imprescindibles reformas que España necesita.

Etiquetas