Despliega el menú
Economía

China, el mercado en el que el sector de la almendra quiere introducirse para dar salida a su producción

La guerra comercial de EEUU con el país asiático ha creado una oportunidad para el sector de la almendra, que espera duplicar su producción a lo largo de las próximas dos campañas.

Recolección de almendra en una explotación de Aragón
Recolección de almendra en una explotación de Aragón
Heraldo.es

Si las guerras comerciales traen algo bueno es el hecho de que se generan oportunidades en el mercado. EEUU y China se encuentran inmersos en una batalla comercial, que por el momento está lejos de disiparse, y el país asiático se presenta como una región idónea para expandirse no solo por el hueco que dejan los productos estadounidenses, sino también por la gran población. Por este motivo varios productos desean introducirse en dicho mercado. Una cuestión que, a pesar de los deseos de los productores, resulta complicada, ya que Aqsiq, la agencia china encargada de la valoración y autorización de las solicitudes de apertura de mercado, sigue la política de analizar los expedientes con la secuencia de un país/un producto, es decir, que hasta que no se concluye un expediente, no se comienza con el análisis y valoración del siguiente. Ahora, que están a punto de concluir las negociaciones con el país asiático sobre la uva de mesa, se debe decidir cuál será el siguiente producto con el que el ministerio de Industria, Comercio y Turismo iniciará las negociaciones. Por esta apertura del mercado optan, tal y como adelantó Efe, el sector del caqui, la almendra, la cereza y los arándanos.

“Es el momento perfecto para la almendra, en una oportunidad histórica”, apunta Jorge de Saja, director general de Almendrave, asociación que representa al 80% de los exportadores españoles de almendra y avellana. “China es un país en el que el consumo de almendra está creciendo de forma constante, y que decidirá poner aranceles a los productos estadounidenses que no son de primera necesidad y los frutos secos es uno de ellos”. Según los datos que maneja la asociación, China importa 77.987 toneladas de almendra procedente de Estados Unidos, una cifra que ha crecido en las últimas tres campañas un 61%.

Asimismo, esta oportunidad potencialmente exportadora se topa con el aumento de la producción que se prevé, ya que el ‘boom’ de almendros que se plantaron en la época de la crisis, cuando la almendra se estaba cotizando a buenos precios, están a punto de empezar a producir. “En las próximas dos o tres campañas, la producción de almendra se duplicará”, explica  Bernardo Funes, representante del sector en UAGA-Aragón y en COAG. En este momento, la producción española es de 60.000 toneladas, de las que alrededor de 15.000 toneladas se produce en Aragón, lo que lo sitúa como el mayor productor nacional. “Si se consigue esta apertura de mercado se encontraría una solución para la producción, ya que en España la almendra nacional no encuentra mercado y se importa la californiana, lo que lastra los precios de nuestro producto”, apunta Funes. En la actualidad, y tras haber sufrido unos meses en los que los precios cayeron por los suelos, la almendra, después de la época navideña, ronda los 5 euros el kilo. “Los 9 euros a los que se llegó a cotizar, por la falta de producto estadounidense, tampoco fueron reales –señala el representante del sector en UAGA-, pero tampoco es lógico que teniendo producto aquí se deba importar”.

Ante esta problemática, el sector se está lanzando a nuevos mercados, y China parece el idóneo. “A corto y medio plazo, según apuntan los analistas, Estados Unidos desaparecerá como país ofertante al mercado chino. Un hueco que solo podrá ser cubierto bien por la almendra española o bien por la australiana, que ya está autorizada para exportar a China, pero que aún no tiene producto suficiente para sustituir la demanda hasta ahora servida por Estados Unidos”, señala el director general de Almendrave.

En cuanto a las expectativas que tiene el sector por ser el producto elegido se muestran optimistas. “Nos hemos reunido tanto con el Ministerio de Agricultura como con el de Comercio (con este último el pasado 17 de enero) y se ha apostado por unos criterios objetivos que parecen a priori ser favorables para nuestro sector”, asegura De Saja, que anota que en unas semanas el ministerio dará a conocer el producto elegido para empezar las negociaciones con China.

Etiquetas
Comentarios