Despliega el menú
Economía

"No somos princesas consumidoras, somos reinas creadoras", el reto de las TIC

En una década, una de cada tres profesiones estará relacionada con la tecnología, asegura María Villaroya, doctora de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Zaragoza, y "no podemos permitirnos que la brecha de género aumente"

Las tres ponentes que han participado en la jornada sobre Mujeres y tecnología en la Cámara de Comercio de Zaragoza, María Villarroya, Cristina Aranda y Cristina Amoribieta
Las tres ponentes que han participado en la jornada sobre Mujeres y tecnología en la Cámara de Comercio de Zaragoza, María Villarroya, Cristina Aranda y Cristina Amoribieta
Cámara

La brecha salarial que sufren las mujeres puede convertirse también en brecha digital como no aumente el número de niñas y chicas jóvenes que se decanten por carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología o la ingeniería. Es la advertencia que ha lanzado este jueves por la mañana, en la Cámara de Comercio, María Villarroya, doctora de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Zaragoza y presidenta de AMIT-Aragón, al participar en el ciclo #Cámara-WTech que ha versado sobre la necesidad de incorporar más mujeres a las TIC y que ha contado también con la participación de otras dos ponentes, Cristina Amoribieta, de Libelium y Cristina Aranda, de Intellygenz.

"La tendencia en estos últimos años no cambia. Las mujeres no se animan a estudiar ingeniería. Pensamos que por el peso de los estereotipos y porque faltan referentes mujeres, no porque no las haya, sino porque la sociedad no las visibiliza", ha señalado Villarroya, que ha incidido  en que las mujeres trabajando en compañías tecnológicas solo representan el 18% del total. "Si lograsemos dar el salto del 18% al 30% estaríamos al menos al límite de esa minoría necesaria para poder estar en un sector que va a demandar la mayor parte de puestos de trabajo en el futuro. El mundo necesita ingenieras", ha remarcado y muchas más deberían optar por esta carrera u otras de ciencias que tengan que ver con la computación para que las mujeres no se queden fuera.

"En diez años al menos una de cada tres profesiones estará relacionada con la ciencia, la tecnología o la ingeniería", ha asegurado Villarroya, a la vez que ha incidido en "el buen negocio que es tener mujeres en tecnología: las grandes multinacionales lo saben, por eso tienen políticas de integración desde hace años".

Por su parte, la oscense Cristina Aranda, doctora en Linguística Aplicada Tech y especialista en innovación en Intelygenz, ha evidenciado también el bajo porcentaje de mujeres en compañías TIC. Con el lema 'No somos princesas consumidoras, somos reinas creadoras' ha defendido el alto potencial que las mujeres tienen en el campo tecnológico y ha reivindicado su papel. "Aunque no se sepa hay mujeres que han inventado cosas como el algoritmo (Ada Lovelace), el WiFi (Hedy Lamarr), el ebook (la maestra Ángela Ruiz)... pero no tienen visibilidad. Ni en el colegio ni en internet nos hablan de ellas y las niñas no tienen referentes", ha subrayado, calificando de vergonzoso que solo un 8% de mujeres aparezcan en los libros de texto como referentes en distintas materias y solo un 11% en Wikipedia.

Según Cristina Aranda, desde pequeños, en los catálogos de juguetes se muestra a los niños como "creadores" y a las niñas como "consumidoras", y cuando una mujer quiere emprender se topa, en la mayoría de los casos, con los prejuicios de los inversores, que no confían y no financian sus proyectos.

No obstante, ha dicho Cristina Aranda, "no conviene perder de vista que el mercado del internet de las cosas generará un negocio de 250 billones de euros en 2020 y que el 80% de las empresas está invirtiendo en Inteligencia Artificial y nuevas tecnologías". Por tanto, ha dicho, las "mujeres no pueden perder esta oportunidad" y tienen que animarse. "Lo importante en la tecnología no es la titulación sino lo que sabes hacer" y ha puesto como ejemplo su propio caso, que haciendo Filología Hispánica ha acabado trabajando en una tecnológica.

La puntilla la ha puesto Cristina Amoribieta,  directora del departamento de Financiación y recursos humanos de Libelium,  empresa ejemplar en cuanto a favorecer la paridad ya que el 60% de su comite de dirección (5 de 8 puestos) son mujeres. "Tenemos algunas capacidades más desarrolladas que los hombres y debemos ponerlas en valor. Destacamos en comunicación, inteligencia emocional y trabajo en equipo, competencias muy importantes también para el sector tecnológico", ha explicado  Amoribieta. El reto, sin embargo, ha señalado, para la mayoría de las tecnológicas como para el resto de empresas es "que no se nos pida renunciar a nuestra vida familiar: nos tienen que ofrecer medidas de conciliación y flexibildiad que nos permitan crecer en nuestro desarrollo profesional".

 

 

'El reto de atraer a más mujeres a la tecnología'

Etiquetas
Comentarios