Despliega el menú
Economía

José Manuel Penella: "Si trabajas por el relevo en el campo, tú no puedes ser el tapón en el sindicato"

El secretario general de UAGA dice adiós al cargo orgulloso del "equipazo" de jóvenes que tiene su organización, pero con la gran pena por el asesinato de su sucesor y amigo.

José Manuel Penella, en la sede de Zaragoza de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón.
José Manuel Penella, en la sede de Zaragoza de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón.
Toni Galán

Deja la secretaría general de UAGA ¿Por qué?

Creo que ha pasado una etapa. Llevo 19 años en la ejecutiva de UAGA, once como representante de Huesca y desde 2010 como secretario general. Ocho años es un tiempo suficiente para haber podido trabajar por el sector. Además, desde la organización, y yo de forma particular, hemos impulsado el área de jóvenes para que tuviera vida, que no fuera una cosa virtual que en el papel quedará muy bien, sino que tuviera su propia dinámica. Eso ha dado sus frutos, muchos de esos jóvenes están teniendo responsabilidades y hay que dar el paso. Si trabajas por el relevo generacional en el campo tiene que ser hasta las últimas consecuencias, luego no puedes ser el tapón en tu organización agraria.

Llegó a la secretaría general en plena crisis económica del país que pasó factura a las organizaciones empresariales y sindicales. ¿También a UAGA?

Sí, también nos afectó. Tuvimos que ajustar nuestra estructura (30 trabajadores con 17 oficinas distribuidas por todo el territorio de Aragón) a la nueva situación económica. La crisis también nos trajo una ley de subvenciones distinta, la concurrencia competitiva para optar a los proyectos..., cambió todo. Pero en la asamblea de 2010 ya aprobamos que había que dar un paso a la gestión interna, disponer de personal cualificado y adaptar la organización a los nuevos tiempos. Se han hecho bien las cosas y tras pasarlo mal los primeros años, como sucedió en otras muchas organizaciones, hemos conseguido equilibrar nuestro presupuesto.

¿También hubo desafección a nivel sindical?

Todavía se nota. Además se hace mucho populismo sobre todo de las redes sociales, parece que todo se puede organizar sin necesidad de los sindicatos. Tengo que decir, sin embargo, que nosotros somos 400 afiliados más, muchos de ellos jóvenes, que hace ocho años y ese es un dato que me satisface y me reconforta. La crisis y las nuevas tecnologías nos han obligado además a cambiar la forma de trabajar y la interlocución tanto con la administración como con todos los demás sectores de la sociedad civil y política. En eso también creo que hemos cumplido los objetivos.

Los conflictivos estratos de la PAC crearon en Aragón una brecha entre agricultores y entre territorios, pero también en el seno de UAGA. ¿Esa herida con Teruel está cerrada?

Hay que reconocer lo mucho que hemos sufrido con la PAC. Nos mojamos mucho, presentando propuestas valientes e insistiendo en que otra política agraria común más justa era posible. Y cuando te mojas, pues posiblemente eres tú el más afectado. Los afiliados de Teruel sintieron que no estaban siendo defendidos por su organización y se abrió una brecha. Fue muy duro, pero hemos sabido cerrar la brecha teniendo una actitud autocrítica y reconocimiento de errores por ambas partes, porque solo así es como se da la posibilidad de sentarse a hablar y llegar a acuerdos. Y ahora, en Teruel tenemos 120 afiliados más.

Se va con el orgullo de haber conseguido…

Estoy satisfecho con el trabajo realizado para consolidar la organización, orgulloso del gran equipo técnico con el que he contado y orgulloso del área de jóvenes, que tan buenos frutos está dando.

Y le queda pendiente...

Me hubiera gustado conseguir una ley de representación agraria, porque la interlocución actual está obsoleta.

Durante estos años habrá pasado por momentos duros pero ninguno como el asesinato de José Luis Iranzo, sobre todo en los personal pero también porque era su apuesta para sucederle en la secretaría general.

Sí, habíamos pasado por momentos difíciles pero lo peor estaba por llegar. El asesinato de José Luis Iranzo ha sido traumático. Precisamente el 5 de diciembre del año pasado, en una comida tras una reunión en la consejería, me dijo que estaba dispuesto a optar al cargo. Recuerdo sus palabras ya en el calle cuando nos despedíamos. "Muy contento veo que te vas", me dijo. Y yo le contesté: "No lo sabes bien". Solo unos días después, el 14 de diciembre, en un acto en Fabara para celebrar el 40 aniversario de la organización agraria en el que él tenía que estar conmigo yo estaba anunciando que José Luis sería posiblemente el nuevo secretario general cuando la técnico de Caspe me dijo desde el fondo: "José Manuel, han matado a Iranzo". Es un escalofrío que te recorre por el cuerpo, no te lo puedes creer. Ha sido durísimo, me cuesta todavía mucho hablar de todo esto.

¿Por eso, como decía una representante de la organización, lo difícil no fue buscar el sustituto de Penella, sino decidir quién sustituye a José Luis Iranzo?

Exactamente, era un relevo que habíamos trabajado, un relevo natural, aceptado por todo el mundo, y después de ese fatídico día del asesinato han pasado meses en los que no podíamos pensar ni decidir que íbamos a hacer. Yo incluso llegué a replantearme si tenía que continuar, algunos representantes comarcales me insistían en que debería afrontar un tercer mandato, pero creo que cuando decides que tu etapa ha terminado hay que mantener la decisión. Y ahí estamos...

Pero la organización tiene gente muy preparada, joven y capaz de tomar las riendas de UAGA.

Hay buenos mimbres, y abundantes. Tenemos muy buenos candidatos para la ejecutiva y un equipazo de jóvenes. Alguno quizá tendrá que dar el paso, porque en esta organización efectivamente hay hombres y mujeres con experiencia sindical, capacitación y posibilidades de liderar UAGA.

¿Por dónde ira el sindicato en los próximos años?

La gestión y las negociaciones nos ocupan mucho tiempo pero queremos dar realce a la reivindicación, por eso vamos a crear un área de acción sindical. Seguiremos trabajando en el asesoramiento, la innovación y la digitalización, pero sin que ello nos despite de nuestro origen sindical, que es lo que nos hace diferentes frente a los competidores en asesorías y tutelas al sector agrario.

¿Algún consejo para el nuevo secretario general?

Es atrevido. Yo aconsejo trabajar con rigor, documentarse, informarse bien para poder presentar propuestas excelentes, porque eso marca la diferencia y otorga el reconocimiento. No hay que tocar de oído. Y quizás, ya que no he podido, me gustaría que el próximo secretario general reconociera en lo laboral el trabajo, el esfuerzo y el aguante que han tenido nuestros trabajadores para que UAGA superara la crisis.

Etiquetas
Comentarios