Despliega el menú
Economía

Opel fabricará en Figueruelas desde abril el Corsa tres puertas que se ensambla en Eisenach

Esta mayor producción permitirá que el miniturno de noche en la línea 2 pase a ser completo en 2019.

Imagen de la planta de Opel en Figueruelas
Imagen de la planta de Opel en Figueruelas
Guillermo Mestre

Opel España recuperará la fabricación del Corsa tres puertas a finales de abril de 2019. Es la noticia que transmitió ayer la dirección de la compañía a los sindicatos en la reunión de la comisión permanente del comité de empresa. La planta alemana de Eisenach, que hasta finales de 2012 solo ensamblaba este modelo, completando la fabricación de Figueruelas (ese año empezó a producir el Adam), debe preparar sus instalaciones para comenzar a ensamblar el nuevo Grandland X, vehículo que el grupo PSA le adjudicó recientemente.

La vuelta a Zaragoza del Corsa tres puertas hasta el final de la vida del modelo –a partir de noviembre de 2019 está previsto el lanzamiento de la sexta generación– supondrá fabricar unas 20.000 unidades más del utilitario el año que viene. Serán apenas seis meses los que se pueda producir esta variante, pero teniendo en cuenta que en todo 2017 Eisenach produjo 52.077 Corsas tres puertas, se calcula que en medio año 2019 se pueda montar la mitad de esa cifra, lo que supondría un aumento para el volumen de producción de Figueruelas. Cabe indicar que del Corsa 5 puertas, que se hace aquí, se produjeron el pasado ejercicio cuatro veces más, hasta 196.000 vehículos.

Y como todo suma, José Carlos Jimeno, secretario general de la sección sindical de UGT en la planta, calificó la vuelta del Corsa tres puertas de "buena noticia", sobre todo porque "permitirá que el personal contratado para el miniturno de noche tenga más posibilidades de seguir trabajando con nosotros y que a los inicialmente cuatro días de trabajo puedan sumar un quinto o incluso un sexto día el próximo año". Y es que la previsión pasa porque ese miniturno de noche en la línea 2 –que funcionará al 50% ya este año– con 250 nuevos contratados pueda pasar a ser turno completo ya en 2019, un año en el que se espera que Figueruelas finalmente recupere ese récord de producción que tuvo antes de la crisis, en 2007, con 485.857 vehículos producidos.

Tener la fábrica a plena capacidad con tres turnos en cada una de las líneas es lo que persigue la dirección de la compañía. Y además, disponer de la flexibilidad necesaria que le permita que se trabaje también los fines de semana. Esa es la negociación que tiene ahora abierta con el comité. Como el convenio firmado este año establecía que solo hasta el 30 de septiembre se podían establecer turnos adicionales y luego había que pactarlos, Opel se reunió ayer con los sindicatos con este fin. Seguramente el jueves tendrán ya más definido el borrador que están ultimando. "Se trata de evitar que la plantilla actual tenga que trabajar los sábados por la tarde o regresar a los viernes noche", explicó el máximo responsable de UGT en la factoría zaragozana.

"Defendemos si la producción lo demanda que a partir de enero haya una doble plantilla de fin de semana, como ya existe en otras plantas de automoción como PSA en Vigo, Renault Valladolid, o en el sector farmacéutico como la planta de Teva en Zaragoza". Para Jimeno, es mejor "dar a otras personas jóvenes la oportunidad de trabajar 12 horas de viernes a sábado y si es necesario también el domingo y no cargar a la plantilla actual con más jornadas que las de lunes a viernes". No obstante, precisó que todavía ha de concretarse este planteamiento. "Seguramente lo tendremos mañana, pero se pactará únicamente el compromiso de las partes, pero no las condiciones de trabajo de esta doble plantilla", precisó. Eso se dejaría, añadió, para cuando sea necesaria por los picos de producción.

Más flexibilidad

Desde CGT y OSTA cuestionaron esta flexibilidad a la carta que se está pactando con "el beneplácito de los sindicatos mayoritarios". Respecto del miniturno de noche, implantado en la línea 2, la del Corsa, dijeron que solo supone mayor flexibilidad para la empresa y criticaron "las condiciones de los contratos, ya que se hacen no por el 100% de la jornada sino al 65% y el resto se lo abonan en horas complementarias, con lo que con suerte llegarán a los 1.000 euros de salario desde un mínimo fijado de 750 euros".

Ambos sindicatos, que no firmaron el convenio para los próximos cinco años, critican también el calendario de 25 fines de semana impuesto al personal de mantenimiento. "Esto no se había visto en la planta en 30 años", señalaron. Ni tampoco, añadieron, que "haya gente que se esté marchando de Opel por el empeoramiento de condiciones".

A punto de comenzar la campaña para las elecciones sindicales del 30 de octubre en Opel, esta semana se cierra el plazo para que las distintas organizaciones presenten sus candidaturas.

Etiquetas
Comentarios