Economía

El Mokka, adiós al SUV que vino de Corea

El 'todocamino' que Zaragoza ensambla desde 2014 se dejará de hacer. No se ha anunciado dónde se fabricará su sucesor

El rey Felipe VI, con un Mokka en la planta de Figueruelas en septiembre de 2014
El rey Felipe VI, con un Mokka en la planta de Figueruelas en septiembre de 2014
José Miguel Marco

Llegó a Zaragoza casi por sopresa, después de que en General Motors constataran que un coche con tanta aceptación en Europa tenía que ser producido también en Europa. El Opel Mokka, un SUV o ‘todocamino’ compacto que fue presentado en el Salón de Ginebra de marzo de 2012, solo se ensamblaba en una planta de Corea del Sur. En enero de 2013, la marca informó de su objetivo de producirlo también en una de sus plantas y, seis meses después, dijo que lo haría en la de Figueruelas. Mariano Rajoy vino entonces para la comunicación formal y se convirtió así en el primer presidente del Gobierno que venía a la planta. Un año más tarde, el vehículo ya salía de la cadena de montaje de la factoría aragonesa. El 12 de septiembre de 2014, el rey Felipe VI participó en su lanzamiento oficial. Un auténtico hito.

Con el Mokka, Opel irrrumpió en un segmento, el de los SUV (sport utility vehicles), que no ha dejado de crecer y es por eso que quiere fortalecer ahí su presencia. Por ello ha decidido que este coche, cuya arquitectura es de General Motors y por tanto no se seguirá ensamblando al fin de su periodo de vigencia –que concluye en 2019–, tenga un relevo. La marca del rayo lo anunció oficialmente anteayer. «El sucesor del enormemente popular Opel Mokka X llegará en 2020 y desempeñará un papel fundamental en la estrategia para aumentar la proporción de las ventas de SUV de la compañía del 25% al 40% en 2021», informó. Nada dijo de dónde se ensamblará ese nuevo modelo.

Sobre la posibilidad de que el coche que sustituirá al Mokka actual se haga en Zaragoza, fuentes consultadas por este diario apuntan que las expectativas son mínimas. En Opel España solo señalaron que «no podemos comentar especulaciones sobre decisiones de asignaciones de productos que se confirmarán en un momento posterior». En la nota del anuncio del martes de la dirección de Opel en Alemania, que informaba también de que los modelos Adam, Karl y Cascada (Cabrio) no se producirán más allá de 2019, sí se hablaba de una de las grandes apuestas de la marca en el futuro inmediato, la del nuevo Corsa. Un modelo de gran volumen que tendrá una versión eléctrica desde 2020 y que se ensamblará en su totalidad en la planta de Figueruelas.

Fuentes sindicales indicaron que, por volumen, no encaja que la fábrica de Zaragoza se haga cargo del vehículo que sucederá al Mokka. Otras fuentes no ven imposible que pueda llegar, si bien hay que recordar que la petición de más carga de trabajo reclamada por Antonio Cobo, director general de Opel España, era para la línea del Corsa (la 2), no para la 1, donde se ensamblan hoy los SUV Mokka, Crossland y C3 Aircross.

Etiquetas
Comentarios