Despliega el menú
Economía

¿Cómo aclararse con el nuevo etiquetado de combustible?

A partir del 12 de octubre, los carburantes cambiarán definitivamente su forma de identificación.

La mayoría de estaciones aragonesas mantienen el litro de gasolina por encima del euro
La mayoría de estaciones aragonesas mantienen el litro de gasolina por encima del euro
LAURA URANGA

El día 12 de octubre, entrará en vigor de manera definitiva el nuevo modo de identificación de los carburantes. El cambio, teóricamente, es a nivel europeo y dará un nuevo nombre a todos los combustibles de manera unificada. Por este motivo, los usuarios de los vehículos, cuando acudan a repostar gasolina o diésel, se encontrarán con unas denominaciones totalmente diferentes a las que había conocido. Supuestamente, esta nueva designación facilitará el repostaje a nivel europeo.

Las correspondencias nuevas se compondrán de figuras geométricas, números y letras. La gasolina irá en un círculo, el diésel en un cuadrado y los combustibles gaseosos utilizarán un rombo. Dentro de estas figuras, una letra acompañará a un número. En el caso del diésel, dentro del cuadrado podrá aparecer B7 (gasoil con 7% de biodiésel), B10 (gasoil con 10% de biodiésel) o XTL (diésel parafínico sintético). Si vamos a repostar gasolina, escogeremos un círculo con E5 (gasolina con un 5% de etanol), E10 (gasolina con un 10% de etanol) o E85 (gasolina con un 85% de etanol). Por último, en el rombo del combustible de gas, se utilizará H2 si es hidrógeno; LPG, si es Gas Licuado de Petróleo o Autogas; CNG, si corresponde a Gas Natural Comprimido y LNG, cuando es Gas Natural Licuado.

Nuevo etiquetado de la gasolina

Sin embargo, según explicó en su día Mario Arnaldo, presidente de AEA (Automovilistas Europeos Asociados), las equivalencias serán diferentes en función de la marca. Si repostamos en Repsol gasolina Efitec 95, el modelo de gasolina 95, hoy sería E10, al igual que si repostásemos gasolina Efitec 98, el tipo de gasolina 98. Por su parte, en Cepsa, la Star 95 y la Optima 95; los dos tipos de gasolina 95, corresponderían E5, mientras que la Optima 98 sería E10. Si vamos al diésel, los dos tipos de diésel, pertenecerían a B7 en Repsol. En Cepsa ambos combustibles diésel también son B7.En este mismo sentido, se espera que tanto el etiquetado nuevo como el viejo convivan durante un tiempo para que los usuarios puedan adaptarse.

¿Qué pasa si me equivoco de combustible?

Evidentemente, repostando gasolina donde debería haber diésel y viceversa, el coche se para o, incluso, no llega a arrancar. Y si nos hemos dado cuenta del fallo antes de poner el vehículo en marcha, lo mejor sería no intentar arrancarlo. En cualquier caso, como mínimo, es necesario hacer una limpieza y sustituir el filtro de combustible. Sin embargo, podrían llegar a verse afectadas otras piezas que harían ascender la factura, porque casi ningún seguro cubre este supuesto.

Por otro lado, dentro de cada combustible suele haber dos variables para “dar de comer” al vehículo. En gasolina, además de la clásica 95, existe la opción de carburar 98, que muchos conductores ni siquiera se han planteado utilizar nunca. Y es que, su precio es considerablemente más alto que en el caso de la primera. Esta situación también se da en el gasóleo, que cuenta con una versión “normal” y una premium.

Aun así, presentan varias diferencias entre todas ellas. El número que acompaña a la gasolina indica el índice de octano que presenta. Conforme el número de octanos es mayor, más potencia ofrece el coche porque permite una mayor compresión. Sin embargo, este hecho solo será perceptible en los vehículos que presentan un tamaño muy grande de motor y una potencia importante. Generalmente, solo los deportivos precisan esta inyección extra de potencia. Para los coches comunes no se notará ninguna diferencia entre un combustible 95 y 98. De hecho, los fabricantes apuntan el tipo de carburante que necesita cada coche, que en los de gasolina casi siempre es el primero. Por otro lado, también es más barato que el 98, aunque emite un nivel mayor de emisiones a la atmósfera.

Un caso similar es el que sucede con los coches de gasoil. Hay uno sencillo y otro de un precio más elevado. Cada marca lo llama de una manera diferente, por lo que los usuarios los distinguen como el caro o el barato. A pesar de que el premium hace que el consumo sea alrededor de un 6% menor y aporta algo de potencia, su precio está más de un 10% por encima que en el otro caso y la potencia extra que ofrece es casi imperceptible. Además, no produce unas mejoras en la maquinaria como para invertir en él siempre que se reposta.

Etiquetas
Comentarios