Despliega el menú
Economía

Cómo ahorrar 150 euros al año en la factura de la luz

El nuevo consumidor de energía, que tiene que dejar de ser solo un  "abonado" a ser "activo",  ha sido analizado en la Jornada de la fundación Naturgy

Jornada organizada por la Fundación Naturgy.
Jornada organizada por la Fundación Naturgy.

En un mes donde los precios de la electricidad han registrado precios máximos, el ahorro en la factura se hace más necesario. Y se puede empezar con medidas básicas como sustituir las bombillas convencionales por LED, elegir electrodomésticos de la máxima eficiencia energética, revisar la potencia contratada y comprobar si se tiene derecho a los descuentos del bono social. Estos son algunos de los consejos que la asociación Ecodes da a los usuarios del programa ‘Ni un hogar sin energía’, a través del que han atendido a 4.600 personas en España, unas 480 en Aragón. Un programa que lucha contra la pobreza energética en colaboración con las Administraciones Públicas, realizando un diagnóstico de la situación de cada hogar para mejorar su eficiencia. El ahorro medio para los beneficiarios ha sido de 150 euros al año en su factura. Entre el grupo de los más vulnerables “un 80% de personas que hemos atendido podían disfrutar del bono social y solo lo tenían el 20%”, ha explicado Cecilia Foronda, directora de Cambio Climático de Ecodes, como ejemplo de la falta de información que existe todavía. Ha recordado que hay de plazo hasta el 8 de octubre para solicitar el nuevo pero que después se podrá seguir pidiendo, aunque se perderán los descuentos en las facturas en las que no se haya hecho el cambio.

Este jueves ha participado en la jornada ‘El nuevo consumidor de energía’ organizada por la Fundación Naturgy (antigua Fundación Gas Natural) con expertos del sector en la que se ha hablado del consumidor del futuro, activo y comprando energía en un mercado más flexible. En este sentido, Foronda ha reconocido que a veces al usuario le frena el papeleo que hay que hacer o le puede la “pereza”. Pero ha afirmado que hay que vencerla y revisar la factura porque según su experiencia “el 40% de las familias tienen contratada una potencia superior” a la que necesitan, lo que encarece el recibo porque es coste fijo todos los meses. Por ello, ha pedido que el sistema avance hacia “tarifas flexibles” que permitan cambiar la potencia contratada, por ejemplo, según la estación. En este línea van algunas de las últimas propuestas del Gobierno central como el bono calefacción. Y se ha mostrado satisfecha del anuncio del Ministerio de Transición Ecológica de que se prohibirá la venta “puerta a puerta” a los comerciales de electricidad, “una reivindicación que llevamos pidiendo las organizaciones”. En cualquier caso, ha recordado que bajar la factura “es un esfuerzo de todos”. No solo de los Gobiernos, ya que “los ciudadanos tenemos que informarnos y actuar”.

En el encuentro en Zaragoza se ha hablado del paso de ser un consumidor “abonado” a uno “activo”. Juan Bogas, director de Seguimiento del Mercado, OMIE, que fija los precios diarios de la luz, ha reconocido que es un mercado “volátil”, pero del que el consumidor puede incluso llegar a beneficiarse. Entre los nuevos consumidores de energía ha señalado a los miniproductores, los ‘prosumers’ (productores y consumidores), quienes tengan baterías en su casa para almacenar electricidad o puntos de recarga para vehículos. En este último caso, por ejemplo, se puede cargar el vehículo en las horas de luz más barata y descargarlo para vender la energía al mercado en las que resulta más cara. Ha defendido la figura del “gestor” o “agregador” que ayudará a un grupo de consumidores a comprar energía en el mercado a precios más bajos, aprovechando los cambios de precios, que ahora son por horas pero dijo que hay que acercarse “lo más posible al tiempo real”.

Transición "justa" o "abrupta"

En la actual situación de transición hacia las energías renovables, con la vista puesta en 2030, ha reconocido que la desaparición del carbón y el gas “haría subir el precio” porque estas son energías más baratas hoy en día. En este sentido, la consejera de Economía, Marta Gastón, aunque ha aceptado que el carbón tendrá que desaparecer, ha asegurado que, si las centrales térmicas se cierran en 2020, “no será una transición justa sino abrupta”. “No solo hablamos de lo social, también de la preocupación por el incremento de la factura de la luz y de su transcendencia en la competitividad del conjunto de las empresas”, ha añadido durante la inauguración junto al director general de la Fundación Naturgy, Martí Solá.

En el futuro del sector, los expertos han coincidido en el cambio disruptivo que afronta la energía y con ella todos los sectores. “Estamos en un momento disruptivo, también en materia energética. Debemos ser lo suficientemente rápidos para saber adaptarnos”, ha subrayado Gastón. “Por primera vez el cambo es global porque está pasando en todo el mundo y en todos los sectores al mismo tiempo”, ha añadido Blanca Losada, vicepresidenta del Consejo Social de la Universidad Politécnica de Madrid. Y en ese contexto “el consumidor está en el centro”, ha asegurado Álvaro Polo, socio de Accenture Strategy, que ha señalado las tendencias del sector. Entre ellas, la ‘smart energy’, con toda la información en manos del usuario.

Renovables en Aragón

En la apuesta de Aragón por las energías renovables, Gastón ha destacado que “Aragón ha conseguido atraer cerca del 60% de la potencia subastada, fundamentalmente en energía eólica”, ha destacado Gastón. Ha agradecido el “ingente trabajo” del personal del Gobierno de Aragón para hacer posible su tramitación. Actualmente, Aragón cuenta con 142 proyectos eólicos en tramitación, que suponen una potencia total de 4.116 MW. “Cuando entren en funcionamiento todos los proyectos en tramitación, la generación eléctrica mediante renovables va a superar con creces el consumo eléctrico de nuestra Comunidad”, ha apuntado y destacado la labor del Clúster de la Energía de Aragón.

Etiquetas
Comentarios