Despliega el menú
Economía

¿Por qué crece menos Aragón?

La economía avanzará "en torno a un 3%" este año, más que España, y mantendrá la tasa de paro entre las más bajas de España, según las previsiones de la Fundación Basilio Paraíso.

José Carlos García de Quevedo (ICO), Manuel Teruel (Cámara), Antonio Martínez (Ibercaja) y Marcos Sanso (catedrático).
José Carlos García de Quevedo (ICO), Manuel Teruel (Cámara), Antonio Martínez (Ibercaja) y Marcos Sanso (catedrático).

Las previsiones de crecimiento de la economía española para este año se van rebajando y también las de la economía aragonesa, aunque la comunidad mantiene sus fortalezas y su posición por encima de la media nacional. Si el año pasado se convirtió en la primera región por crecimiento, con un avance de su producto interior bruto (PIB) en un 3,6%, frente al 3,1% de España, en este ejercicio las previsiones son “optimistas” porque hay menos aspectos negativos, pese a que el crecimiento puede quedarse “en torno al 3%”, ha estimado Marcos Sanso, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, durante la presentación este miércoles del último Informe Económico de Aragón editado por la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio de Zaragoza junto a Ibercaja.

Sanso ha asegurado que la comunidad mantendrá su crecimiento por encima de la media. El Banco de España ha rebajado las previsiones para la economía nacional, dejando el incremento de este ejercicio en un 2,6%.

“El cierre de ejercicio económico de 2017 es para que en Aragón estemos orgullosos. Fuimos la comunidad que más creció”, ha destacado Manuel Teruel, presidente de la Cámara. Con los indicadores actuales ha mostrado su “optimismo” en seguir “en la línea de estar entre los primeros en crecimiento del PIB”. Además, ha destacado que somos la segunda comunidad con menos paro. La tasa de desempleo está en el 9,97%, a solo cuatro centésimas de Navarra, que ocupa el primer lugar y frente al 15,28% en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre. “A medida que desciende la tasa de paro es inevitable que los salarios suban”, ha reconocido Sanso, ante la mayor dificultad para encontrar candidatos. De ahí que se haya pasado de subir poco más de un 0% al 1%. En el segundo trimestre del año, el crecimiento se ha situado en el 3%.

Tirón de la inversión

Las fortalezas de la economía aragonesa se basan en la mejora de algunos aspectos con respecto al año anterior. El “poco dinamismo” que se veía el año pasado en indicadores que reflejan la renta disponible de los aragonesas se ha traducido en crecimientos por encima de la media en el índice del comercio al por menor, el de producción del sector servicios y el precio de la vivienda.

El impulso de la economía no vendrá este año por la industria, tras la recuperación que tuvo desde finales de 2016 y principios de 2017, sino por “el tirón importante de la inversión en bienes de equipo”. Todo ello gracias a los proyectos en marcha en energías renovables, industria alimentaria, logística y automoción.

Entre los factores negativos del año pasado que se mantienen este, Sanso ha apuntado al “alto endeudamiento del Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón”.

Amenazas

Entre las incertidumbres, Teruel señaló que vienen del exterior. “No hay razones internas en Aragón para pensar que se pueda crecer menos que la media”, ha dicho. Además de la subida del petróleo, entre las amenazas incluyó el proteccionismo de Estados Unidos que ha abierto las guerras comerciales, el fin de los estímulos del Banco Central Europeo (BCE) y el ‘brexit’.

El estudio analiza también la rentabilidad promedio de las empresas, situada en el 3%, que se mantuvo negativa en la construcción y los servicios inmobiliarios, que arrastran el “lastre” de la crisis. En cuanto a la productividad, se observa una mejora, ya que está “en un nivel similar al máximo que alcanzó antes de la crisis”, pero todavía por debajo. Los sectores mejor posicionados son automoción, logística y alimentación. Se ha realizado una encuesta entre 45.000 empresas con sede en Aragón, durante el periodo 2000-2016.

El balance de 2017 ha sido presentado a un grupo de empresarios, durante un encuentro en el que ha participado el presidente del Instituto de Crédito Oficial, José Carlos García de Quevedo, y el subdirector general de Ibercaja Banco, Antonio Martínez.

García de Quevedo ha explicado que en los dos últimos años el ICO ha financiado unos 200 millones de euros a empresas aragonesas, especialmente pequeñas y medianas. "Casi el 57% son préstamos a empresas de menos de 10 trabajadores", ha explicado. El 25% son a compañías de entre 10 y 50 y otro 30% han ido a compañías de entre 50 y 200 empleados. Esto ha tenido un impacto en la economía aragonesa de unos 10.000 trabajadores. Ha destacado que la economía aragonesa es "una de las más dinámicas" , lo que se basa "en el tejido empresarial que es muy competitivo" y ha destacado a la automoción, la logística, los servicios profesionales y tecnológicos y las energías renovables.

Etiquetas
Comentarios