Despliega el menú
Economía
Suscríbete

El negocio de las franquicias sufre un retroceso en Aragón

La facturación de este modelo de negocio ha caído y con ello el empleo que generaba. Desde el sector aseguran que “se está produciendo una reorientación de los negocios y que la caída no es tan exagerada”.

Un establecimiento franquiciado en la capital aragonesa.
Un establecimiento franquiciado en la capital aragonesa.
A. Casas

Las cifras del negocio de las franquicias en Aragón están cayendo. Mientras que en 2015 la facturación conjunta rondaba los 600 millones de euros, en la actualidad apenas supera los 500 millones, según el informe anual ‘La franquicia en España’, que elabora la Asociación Españolas de Franquiciadores (AEF). Unos datos que han provocado el cierre de algunos locales y, por tanto, una pérdida significativa en la cantidad de empleo que generaba este sector en la Comunidad aragonesa.

No obstante, los representantes de los promotores de las franquicias no ven tanto pesimismo como indican las cifras.  “La caída no es tan exagerada -explica David Moreno, vicepresidente de la Asociación de Franquiciadores de Aragón (AFA)-, muchas de las franquicias presentes en Aragón no se encuentran registradas como tal y estos números solo hacen referencia a las que sí que lo están”, asegura.

Atendiendo a los datos del informe, en los dos últimos años, la facturación se ha reducido en un 16%, pasando de 599.981.000 euros, en 2015, a tan solo 508.207.000 euros, en 2017. Una tendencia negativa que comenzó en 2016, cuando tan solo se consiguió alcanzar la cifra de 523.829.000 euros. “El sector está sufriendo una reorientación, algunas enseñas buscan una alta rentabilidad y, por este motivo, los locales con rentabilidad mínima, cero o, incluso, negativa han cerrado en busca de un lugar donde su negocio sea más rentable”, aclara el vicepresidente de AFA.

Dichos cierres se han reflejado en el número de locales abiertos, quedándose en 1.512 a lo largo de toda la Comunidad. Concretamente, un 20% menos que en 2015, ya que en los dos últimos años se han visto obligados a echar el cierre alrededor de 371 locales. Aun así, Moreno atestigua que “desde AFA tenemos la sensación de que los datos de las franquicias aragonesas están estancados, pues aunque se producen algunos cierres, también se abren nuevos locales”.

El número de empleos generados por este sector también se ha reducido, un 8% menos, pasando de 6.540, en 2015, a 6.045, en 2017. Una disminución que viene acuciada desde 2013 cuando este modelo de negocio llegó a dar trabajo a 8.927 personas. Y es que en plena crisis, las franquicias no solo obtuvieron unas grandes cifras, sino que protagonizaron una gran cantidad de aperturas.

“Este tipo de negocios aprovechó la gran cantidad de locales disponibles a precios interesantes que había en las localidades aragonesas, sobre todo en la capital, como consecuencia del cierre de muchos establecimientos. Este fácil acceso junto con el hecho de que, en el caso de las franquicias, es el nombre de esta lo que vende generó unos grandes beneficios en una época complicada”, afirma el vicepresidente de AFA.

No obstante, Aragón sigue siendo una de las comunidades con mayor facturación de España demostrando que este modelo de negocio se ha hecho un hueco dentro del mapa comercial aragonés. La Comunidad se sitúa por encima de la Región de Murcia o de las castillas, todas ellas con valores que apenas superan los 100 millones de euros a pesar de que cuentan con mayor población.

En cuanto al tipo de franquicias que están presentes en Aragón, las que se dedican a la restauración son las predominantes. “Este tipo de negocios son un reflejo de la ciudad y en cada localidad de Aragón lo que más hay son bares y restaurantes.  Aun así, -atestigua Moreno- "los servicios ‘low-cost’ están teniendo un auge significativo”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión