Despliega el menú
Economía

La mitad de los españoles cree que aún restan muchos años para superar la crisis económica

El 73 por ciento considera que las próximas generaciones vivirán peor que sus padres.

Cientos de cuentas bancarias de ciudadanos chinos han sido bloqueadas
El 52% de los españoles piensa que quedan muchos años para terminar de superar la crisis

Una percepción pesimista sostenida en una fuerte impresión de que la crisis económica no se ha superado y que aún perdurará largo tiempo. Así es como ven mayoritariamente los españoles la situación económica del país. Aunque lenta y progresivamente, esta mirada tiende a mejorar en la secuencia histórica -hoy el 60 por ciento de los consultados califica como mala la situación económica frente al 79 por ciento que así lo consideraba hace tan solo dos años-, todavía solo el 24 por ciento se atreve a definir su visión de la realidad económica como buena.

A ojos de poco más de la mitad de los españoles (52 por ciento) la crisis persiste y permanece y no será hasta dentro de muchos años cuando se pueda hablar de una salida definitiva. Este porcentaje se eleva aún más y queda completado por una mirada también pesimista, eso sí más puntual, ceñida al momento actual, cuando se añade al 30 por ciento de los encuestados que dicen que la crisis no está superada, pero que se dejará atrás dentro de poco. En consecuencia, y aunque todavía persiste una visión negativa, sí que parece que una parte de la población cree descubrir la luz al final del túnel.

La naturaleza crónica de la crisis, su condición duradera, ha hecho que persista una abierta sensación de desigualdad social. El 93 por ciento de los entrevistados entiende -un porcentaje que apenas ha variado en los últimos años- que en España existe mucha o bastante desigualdad, demostrando la percepción de una barrera insalvable que no tiende a corregirse. Igualmente, la incorporación al mercado laboral, un mecanismo capaz de alterar la idea negativa de la economía si actúa con agilidad, también queda tamizada por un manto de pesimismo. El 79 por ciento entiende que es muy difícil o bastante difícil (41 y 38 por ciento, respectivamente) encontrar trabajo en España y que entre las ocupaciones que se pueden alcanzar los salarios son insuficientes para poder vivir (93 por ciento).

Futuro para los jóvenes

Pero, quizá sea la visión del futuro que tienen los españoles uno de los aspectos más significativos que arroja la encuesta. El país que se deja como legado a los más jóvenes, su capacidad de mejora económica y la superación de los estándares actuales, también ofrece una visión muy alejada del optimismo. El 73 por ciento de los españoles cree que las próximas generaciones tendrán que hacer frente a una situación económica peor que la vivida por sus padres. Tan solo el 12 por ciento entiende que los hijos vivirán en un futuro mejor que sus progenitores. Esta visión, según los datos ofrecidos por Metroscopia, actúa de forma transversal y afecta prácticamente a todos los grupos de edad y a todas las posiciones del arco ideológico (PSOE, PP, Ciudadanos y Unidos Podemos).

Por último, y como visión que actúa como un mínimo elemento corrector de toda esta pesada carga de pesimismo, se destaca la mejora en la percepción del desempleo en España. Así, mientras que en junio de 2014 se expresaba por un 70 por ciento la idea de que el paro iba a seguir igual de alto o incluso aumentaría, hoy frente a esta misma pregunta solo el 58 por ciento respalda esta posición. La horquilla se estrecha cuando el 40 por ciento de los entrevistados aseguran que está ya próximo el momento (frente al 27 por ciento en 2014) en el que el paro dejará de crecer y comenzará a descender.

Ficha técnica

Universo: Población de 18 o más años, residente en España y con derecho a votar en elecciones generales.

Muestra y metodología: Se han realizado dos sondeos consecutivos entre los días 16 y 25 de julio. En el primero se completaron 2.200 entrevistas y en el segundo, 1.300. En ambos casos, las entrevistas se realizaron a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos.

Posteriormente se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, edad, tamaño de municipio y región (comunidad autónoma). La eficiencia tras la correspondiente ponderación para el primer sondeo es del 64,3%, de modo que la muestra efectiva equivale a 1.420 entrevistas. Para el segundo sondeo, la eficiencia es del 63,7% y la muestra efectiva equivale a 840 entrevistas.

Error de muestreo: Para un nivel de confianza del 95,5% (que es el habitualmente adoptado) y asumiendo los principios del muestro aleatorio simple, en la hipótesis más desfavorable de máxima indeterminación (p=q=50%), para el primer sondeo el margen de error es de +/-2,1 puntos (tras la ponderación, +/-2,7 puntos) para datos globales. Para el segundo sondeo el margen de error es +/-2,8 puntos (tras la ponderación, +/-3,5 puntos).

Etiquetas
Comentarios