Despliega el menú
Economía

'Fintech', 'insurtech' y ahora llegan las 'proptech'

Las tecnológicas aterrizan en el sector inmobiliario después de haber conquistado la banca y los seguros.

Miquel A. Mora, Albert Bosch y Carlos Blanco, fundadores de Housfy, que ha anunciado su desembarco en Zaragoza en agosto.
Miquel A. Mora, Albert Bosch y Carlos Blanco, fundadores de Housfy, que ha anunciado su desembarco en Zaragoza en agosto.

La tecnología se va extendiendo como una mancha de aceite que envuelve a muchos sectores tradicionales y los transforma. En muchos casos les pilla por sorpresa y la reacción es dispar según su capacidad de adaptación y de aprovechar las oportunidades que ofrecen los emprendedores que se basan en internet para reinventar la forma de hacer negocio. Frente al choque que ha provocado en el sector de los alojamientos turísticos (airbnb) y el taxi (Uber y Cabify), con las acusaciones de competencia desleal, hay otros que se han podido beneficiar del cambio de modelo. La banca ya se ha rendido a las ventajas que le aportan las firmas tecnológicas que trabajan en el desarrollo de servicios que mejoran la experiencia cliente. Su colaboración con las denominadas ‘fintech’ se da en aplicaciones móviles para todo tipo de operaciones, pagos, control de las finanzas personales, etc. Y también las aseguradoras tiran de comparadores y otras app del sector ‘insurtech’ que ofrece soluciones novedosas.

Las ‘tech’ siguen creciendo y ahora se suman las ‘proptech’. Se trata de "empresas que mejoran el sector ‘real estate’ más tradicional gracias al uso e integración de tecnologías disruptivas", las define Tomás Sánchez Colomer, consultor de estrategia e innovación proptech de la consultora Finnovating, especializada en estos nuevos sectores. En España, el 70% de estas empresas ligadas al sector inmobiliario o de la propiedad han nacido en los últimos tres años. Su número se ha duplicado en los últimos 12 meses. "A cierre de junio contamos con 225 empresas, mientras en mayo del año pasado habíamos identificado 107", calcula. Como en el resto de empresas ‘tech’ la mayoría se concentra en Madrid y Cataluña (78%).

Venta de pisos

Una de ellas ha anunciado esta semana su intención de desembarcar en Zaragoza. Housfy se presenta como "una plataforma tecnológica que desintermedia el proceso de compraventa de una vivienda eliminando las comisiones de agencia". Supone un paso más tras las páginas webs de anuncios como idealista.com o fotocasa.es. "Somos una plataforma que ayuda al propietario a vender su vivienda", explica Albert Bosch, uno de los fundadores hace año y medio de esta firma catalana. Operan en Barcelona, principalmente, y en Madrid, y tienen 30 empleados. Se han marcado el ambicioso objetivo de hacerse con un 4% de la cuota de mercado allí donde lleguen.

Utilizan el ‘big data’ para ofrecer información que ayude a fijar el precio al vendedor de un piso, analizan ofertas en las webs de anuncios, filtran a los potenciales compradores e incluso preparan una agenda de visitas. Además, "acompañamos en todo el tema legal", afirma. Entre sus objetivos figuran otros de las empresas tecnológicas: mejorar la eficiencia, ofrecer un servicio más barato y rápido. En este caso, ahorro en las comisiones que se pagan los intermediarios por la venta de un inmueble. Si en el sector tradicional suelen ser un porcentaje del precio, Housfy tiene una tarifa fija de 2.990 euros por el uso de la herramienta. Han vendido unos 250 pisos en lo que va de año, en su mayoría en Barcelona. Y asegura Bosch que "el periodo de venta medio es de 50 días". La actual mejora del sector inmobiliario les ayuda, pero explica que también trabajan de cara a un futuro cambio de ciclo. "El día de mañana si vuelve a caer tendremos una propuesta de valor porque conoceremos muy bien el mercado", explica. Los próximos años quieren dedicarse a recabar datos para "conocer muy bien al comprador".

Con la expansión de firmas como la suya confiesa que las agencias tradicionales que no se transformen "no lo pasarán bien". Pero "las que se han adaptado han crecido, tanto tradicionales como ‘on line’", asegura.

Colaboración

Desde Finnovating respaldan la colaboración como vía de relación con las agencias inmobiliarias tradicionales. Como ha ocurrido en el banca, aunque en un primer momento se vio a los nuevos actores como una amenaza, no cree que el modelo haya llegado para ser el enemigo sino todo lo contrario. "El 69% de las ‘start up’ ya colaboran con empresas de tradicionales y el 53% trabaja con tres o más", explica Sánchez. Y considera que "estas colaboraciones siguen siendo vitales para que la industria integre la tecnología disruptiva y agilidad de las ‘start up’, con el nombre y clientes de las grandes compañías tradicionales". Estas se analizarán en la próxima Proptech Unconference que celebrarán el 25 de octubre en Madrid. "Nuestra previsión es que su crecimiento se mantenga, probablemente de forma más moderada", afirma. En el caso de las tecnológicas que trabajan en el sector de la banca, esa moderación se debe a que son muy elevadas y hay más margen en el campo de los seguros y el inmobiliario. Pero el sector sigue avanzando. A julio de 2018, la consultora tiene contrabilizadas 308 startups, en torno a un 50% más que en el primer semestre de 2017. Actualmente, suman unos 5.000 empleados, y se espera que esa cifra se doble para el primer trimestre de 2019. El volumen de negocio puede superar los 1.000 millones de euros según las previsiones de Finnovating.

¿Burbuja 'tech'?

En cualquier caso, desde la consultora no creen que haya riesgo de "burbuja" sino que "la tecnología está en pleno proceso de desarrollo exponencial y esto hace que cada día haya más 'start up' con propuestas más interesantes e innovadoras". Reconocen que "el reto está en aquellas compañías que no tengan modelos de negocio sostenibles o con tecnologías que se puedan disrumpir por otras nuevas". Entre las que más están creciendo destaca las que se basan en tecnología 'blockchain' o inteligencia artificial (AI).

Prueba de ello es que los inversores confían en estas compañías, aunque ya no se hable de ‘pelotazos’ como en los primeros años. Housfy ha conseguido un millón de euros para financiar su expansión. Según Finnovating, este año se espera una inversión en ‘start up’ en torno a los 100 millones de euros en España. Y el número de compañías y sectores sigue creciendo. Las que empiezan a despuntar ahora son las ‘regtech’, surgidas de la aplicación de la tecnología en el campo del cumplimiento normativo (‘compliance’) y las cercanas ‘legaltech’, que ofrecen servicios legales.

Etiquetas
Comentarios