Despliega el menú
Economía

Cerca de 250 expertos en viticultura de todo el mundo analizan en Aragón la influencia de la tierra en el vino

Zaragoza y las cuatro denominaciones de origen aragonesas acogen entre el 18 y el 22 de junio el XII Congreso Internacional del Terroir, donde se abordará la diferenciación de los caldos en función de los terrenos en los que se cultivan las vides.

El consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, en la presentación del Congreso del Terroir
El consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, en la presentación del Congreso del Terroir
DGA

Más de 250 profesionales se darán cita entre el 18 y el 22 de junio en Aragón, donde se celebra el XII Congreso Internacional del Terroir, una cita bienal que reúne desde 1996 a la comunidad científica mundial en torno a un concepto que tiene su origen en Francia, el terroir, pero que poco a poco se ha ido extendiendo a los distintos países productores hasta convertirse en una tendencia mundial en la producción mundial.

El Congreso, impulsado por el Gobierno de Aragón, con la tutela de la Organización Internacional del Vino, el patrocinio del Ministerio de Agricultura y el apoyo científico de la Universidad Politécnica de Madrid, reunirá en Zaragoza y en las cuatro denominaciones de origen aragonesas a expertos de 18 nacionalidades, de los que el 40% son españoles -35 de ellos aragoneses-, pero también llegados de las grandes zonas productoras de Francia, Australia, Italia y Portugal, así como de Estados Unidos Australia, Nueva Zelanda, Canadá, y el cono sur americano. Habrá además congresistas de Grecia, Serbia, Suiza, Reino Unido y Holanda. Y todos ellos analizarán el concepto del terroir como fórmula productiva para diferenciar vinos en función de las características propias de los terrenos donde se cultivan las vides.

Aunque la palabra francesa no tiene una traducción exacta propugna la práctica vitivinícola mediante técnicas orientadas a extraer del terreno de cultivo las características más genuinas posibles de una zona determinada para el vino. Con ella se obtienen vinos más personalizados y diferenciados, con las ventajas que ello supone en un sistema articulado en torno a las denominaciones de origen protegidas y en un mercado maduro, donde la competencia es alta y la diferenciación imprescindible, según han explicado hoy el consejero de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona y el director del Comité Científico, Vicente Sotés, durante la presentación de esta cita.

Con este encuentro, ha señalado Olona, su Departamento pretende acercar los más recientes estudios internacionales sobre el terroir a los productores aragoneses, con el fin de facilitar su inserción en las tendencias mundiales a través de una transferencia de conocimiento de primer nivel. Por ello, ha insistido el consejero, “el congreso supone una oportunidad para que nuestro sector vitivinícola pueda apostar por el terroir como herramienta de valorización de nuestros propios vinos y como elemento de diferenciación dentro de las denominaciones de origen”. Pero es también una perfecta ocasión, ha detallado, para mejorar la situación de los vinos aragoneses en el escaparate internacional estableciendo claras sinergias entre los campos de cultivo, de excepcionales condiciones para la actividad vitivinícola, y las variedades de uva cultivadas, donde la garnacha ya ha hecho grandes aportaciones a la internacionalización del sector. “Se trata de dar a conocer al mundo nuestros vinos a través de grandes prescriptores, ya que durante estos días van a estar los mejores expertos a nivel científico y a nivel técnico del mundo del vino en Zaragoza”, ha recordado Olona.

Conferencias, mesas redondas y visitas a las D. O.

El congreso se articula en torno a cuatro áreas fundamentales en las que se analizará la tipología y las zonificaciones más antiguas del mundo, se abordará el estudio de la geología y los suelos, los climas vitícolas y el cambio climático, las prácticas vitivinícolas y la sostenibilidad, los paisajes y la conciencia del terroir y, finalmente, la enología y el análisis sensorial. Además se pondrá el foco en las interacciones entre la viña, el vino y el medio natural, así como en las metodologías de zonificación. Y se abordará la tipicidad, el enoturismo y los mercados.

Durante su celebración, la participación de las denominaciones aragonesas (Cariñena, Campo de Borja, Somontano y Calatayud) será todavía mayor, pues los congresistas se desplazarán hasta sus viñedos donde se realizarán calicatas (perforaciones) que permitirán “poner verdaderamente en valor el concepto de terroir”, ha detallado el director del congreso Ernesto Franco, que ha explicado que en ellas se descubrirá y explicará el perfil del suelo en estas zonas vitivinícolas y se contextualizará teniendo en cuenta la geografía, el clima y las prácticas de cultivo propias de cada lugar. “Un reto organizacional que desborda los límites habituales de un congreso convencional”, ha añadido Franco, para quien poner en valor el terroir, algo que debe pasar por una justificación científica y técnica, “puede suponer un incremento del precio del vino en determinadas áreas”.

El programa incluye cinco conferencias magistrales que serán impartidas por Pedro Ballesteros, ingeniero agrónomo, máster en Viticultura y Enología y primer español “Master of Wine”; Vittorino Novello, profesor del Departamento de Agricultura, Selvicultura y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Turín y presidente del Máster en Viticultura y Ciencias Enológicas; Hernán Ojeda, doctor en Ciencias Agrícolas e investigador del INRA francés; Kees Van Leeuwen, profesor de viticultura y jefe del Departamento de Viticultura y Enología del Bordeaux Sciences Agro (Instituto de Ciencias de la Viña y el Vino de la Universidad de Burdeos) y Antonio Graça, director de Investigación y Desarrollo en Sogrape Vinhos (Portugal), que participará en la última jornada en la que pondrá el colofón una mesa redonda abierta al público, bajo el título de ‘Terroir” como herramienta’ con la que se pretende que los contenidos y reflexiones del congreso transciendan de la reunión científica y se hagan accesibles a un público no técnico que pueda estar interesado en la cuestión.

El congreso cuenta asimismo con la colaboración de la Fundación Ibercaja (se celebra en el Patio de la Infanta) y de la Diputación de Zaragoza, de cuyo Taller de Cerámica de Muel han salido los catavinos que constituyen el emblema el evento.

Etiquetas
Comentarios