Despliega el menú
Economía

La tecnología, nueva brújula de la logística

Empresas aragonesas como el grupo Sesé, TAC Logistics, JCV, Urbetrans y Operinter han entrado con paso firme en la era digital para dar un servicio cada vez más ágil y eficaz a sus clientes y optimizar al máximo los costes.

Antonio Artal, director general de TAC Logistics, y Alfredo Caballero, consejero delegado.
Antonio Artal, director general de TAC Logistics, y Alfredo Caballero, consejero delegado.
Guillermo Mestre

La logística necesita cada vez más de la tecnología. "Si hay alguna carretera cortada o alguna otra incidencia poder modificar la ruta del camión vía móvil es fundamental". Lo dice Francisco de la Fuente, gerente de Aragón Plataforma Logística, convencido de que este sector tan potente en Aragón "tiene mucho desarrollo por delante, pero va a necesitar el concurso de muchas empresas tecnológicas que sepan aprovechar el volumen ingente de datos que implica el transporte de mercancías para hacerlo más eficiente".

Lo sabe bien Alfredo Caballero, consejero delegado de la empresa centenaria de logística TAC, ubicada en la Ciudad del Transporte, que hace ocho años tuvo que dar el salto digital porque de otro modo era imposible asumir el crecimiento que estaban teniendo y que les hizo pasar de las 300 expediciones diarias que tenían entonces a las 1.300 actuales. "La tecnología nos ha facilitado el trabajo. Nos permite tener los vehículos geolocalizados, pero además de controlar la flota, que nuestros clientes sepan también la situación de las expediciones". De las entregas en las que se hacía toda la documentación a mano, los chóferes de TAC Logistics han pasado a contar con móviles provistos de Android que les permiten fotografiar el albarán de entrega y enviarlo inmediatamente al servidor de la empresa, explica Joaquín Malvís, director de Compras y de Calidad de esta firma logística. "Las transmisiones automáticas nos ahorran mucho tiempo y papeleo y evitan errores de facturación", dice. En la agilidad que proporcionan las nuevas tecnologías insiste Antonio Artal, director general del negocio: "Trabajamos en una franja horaria reducida, hay que expedirlo todo rápidamente y no nos podemos permitir equivocaciones. Eso es lo que nos dan las herramientas digitales en un sector extremadamente competitivo". Y así es precisamente como nació TAC Nereid en 2015. "La solución la desarrollamos nosotros. Fue a través de un cliente como dimos con ella. Consta de dos módulos, uno que se controla vía ordenador, que nos permite gestionar los servicios y que a su vez está enlazado con nuestro ERP (software de la empresa), y otro que es una ‘app’ que se puede descargar en cualquier móvil y en la que aparecen los trabajos a realizar con la opción de hacer fotos, localizar destinos e indicar en qué punto están los trabajos", indica Malvís. Para el director de Calidad, "sin Nereid y sin otras herramientas de ‘business intelligence’ como ‘Qliksense’ hubiéramos tenido problemas, dado que las expediciones crecían y con ellas las llamadas, los correos electrónicos y el papeleo". La sistematización digital, añade, ha sido un paso trascendental para una empresa familiar que fundó el abuelo de Caballero en 1917 y que hoy, dirigida por Alfredo y sus dos hermanos Pilar y Fernando, está integrada en redes nacionales e internacionales de las que son delegación.

La logística y la tecnología se alían

Con una cifra de negocio de unos 7 millones, en este desafío digital, reconoce Malvís, "queda pendiente poder avisar al destinatario o remitente del tiempo estimado de entrega y de la proximidad del mismo al destino o el control de existencias de forma remota". Artal, director general de TAC Logistics, está convencido de que el avance tecnológico es "imparable" y no tiene porqué comportar una pérdida de empleo: "Hace 8 años, cuando empezamos con la digitalización, había 21 personas y ahora estamos 58 en plantilla fija y 70 incluyendo a autónomos".

Indispensable es también la tecnología para JCV Shipping & Solutions, fundada en 1996 y especializada en gestión de transporte marítimo desde Plaza. "Somos mucho más que una transitoria ‘online’. Hace dos años empezamos la transformación digital de toda la empresa y hemos estado desarrollando una plataforma de gestión que nos permite tener el posicionamiento de la mercancía en tiempo real en el mundo", explica Oscar Calvo, gerente de JCV. La nueva plataforma que acaban de poner en marcha tiene pendiente de desarrollar una segunda fase, la de integrarla en la que usan las grandes navieras y, una tercera, y es que los clientes de JCV puedan tener acceso a ella para que a su vez alerten al receptor de la mercancía. El objetivo, según Calvo, es que "si hay retrasos, el sistema sea capaz de detectarlos, nos avise y podamos hablar con la naviera e informar al cliente con la mayor antelación posible". JCV, que factura 10 millones, opera en Aragón, La Rioja y Navarra y desde el verano lo hará en Cataluña.

"Hace años que basamos nuestros desarrollo en la tecnología. El mercado va hacia esto", admite el directivo de esta empresa familiar que creó su padre. "Cuando entré éramos 3 personas y ahora estamos 12. Llevamos tres meses buscando una persona de IT, un perfil joven para que se desarrolle con nosotros. Buscamos un analista programador con un grado superior de FP, pero nos está costando mucho encontrarlo", indica, por la falta de profesionales TIC que sufren las compañías en Aragón.

JCV ofrece, además de la gestión del transporte marítimo, servicios a operadores ferroviarios y depósito de contenedores. Para ello en 2002 creó la empresa Leader Transport Aragón, donde trabajan 16 personas. "Hemos llevado un contenedor de pienso de Agroveco a las Comores, cerca de Madagascar", apunta el ejecutivo de JCV, convencido de que no hay marcha atrás en la era digital y solo cabe posicionarse. "El mundo va muy rápido en tecnología y si no estas preparado va a venir alguien de fuera a hacerlo. Hay invertir en transformación digital".

"Optimizar coste hora es vital", asegura Roberto Lorente, director de Innovación y Sistemas del grupo Sesé. "Casi diría que la supervivencia está en lo que te pueda distinguir tecnológicamente", añade. En este sentido, menciona que han desarrollado, con apoyo del ITA y una inversión de 2 millones, un sistema de ‘smart driving’ o conducción inteligente que ya llevan 550 camiones y quiere implantarlo pronto en los 2.000 de la flota. Asimismo, en dos semanas pondrán en marcha su primer inventario en producción realizado mediante drones y ya en 2019 quieren tener el almacén con robots que les permitan ganar tiempos y espacio. De la importancia que la innovación tiene para Sesé, que facturó 681 millones en 2017, da idea la creación de un departamento específico con 6 empleados apoyadas por 80 informáticos.

Junto con la alianza tecnológica, la colaboración entre empresas es fundamental para ganar en economías de escala. Lo saben bien Urbetrans y Operinter, que hace 2 años y medio decidieron sumar fuerzas para crecer. El primero cede parte de sus instalaciones al segundo para que pueda tener en sus naves de la carretera de Logroño un depósito aduanero y así ambos salen beneficiados al ahorrarse costes. "La flexibilidad y reactividad son básicas en la logística y para una pyme como nosotros apoyarnos es fundamental", dice Fernando Caballero, gerente de Urbetrans. Enrique Tejero, su propietario, reconoce que la recuperación ha llegado al sector de la logística –facturaron 6,2 millones en 2017– pero hace falta más apoyo público, dice, para transferir conocimiento tecnológico a la pequeña y mediana empresa.

Etiquetas
Comentarios