Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Unos 21.700 aragoneses intentan defraudar a su seguro cada año

En España se estima que se producen entre 450.000 y 600.000 tentativas al año, según los cálculos del sector. Reclamaciones desproporcionadas, ocultar lesiones preexistentes y simular siniestros, entre los casos más frecuentes.

Premiados por ICEA por la detección de fraudes.
Premiados por ICEA por la detección de fraudes.

Al menos 3.800 intentos de fraude a las compañías aseguradoras fueron destapados el año pasado en Aragón, el 2,29% del total en España en 2017. En muchos de los casos, el asegurado trató de engañar a su compañía con reclamaciones desproporcionadas, ocultando daños preexistentes o simulando siniestros. Estos son algunos de los datos del informe 'El fraude al seguro español. Año 2017' publicado por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA). En total, se detectaron 165.959 intentos de estafa el pasado año en España según el informe. La cifra real es muy superior ya que el estudio se ha elaborado con las respuestas de 38 aseguradoras, que representan una cuota de mercado del 54,5%, por lo que quedan fuera el resto y los casos que no fueron descubiertos por la compañía o que están pendientes en los tribunales, por ejemplo.

Desde el sector representado por la patronal aseguradora Unespa se estima que en España se producen entre 450.000 y 600.000 intentos de fraude al año, de los que 21.717 se darían en Aragón. De ellos, 17.369 corresponden a Zaragoza, 2.959 a Huesca y 1.389 a Teruel.  La comunidad se encuentra por encima de la media en número de asegurados, sobre todo en seguros de salud, y por ello, también en intentos de fraude. El año pasado se produjeron en España un 12,90% de tentativas de engaño al seguro por cada 1.000 habitantes. En Zaragoza se situaron en el 18,05%, ocupando el séptimo puesto y en Huesca fueron del 13,50%, el quinto lugar. Teruel queda por debajo con un 10,35%. Desde la patronal de aseguradoras Unespa destacan que por tipo de seguro, Aragón figura por debajo en el fraude en el automóvil, un nicho de estafa tradicional, con un 1,94% de casos sobre el total en España del citado informe. Este porcentaje sube al 4,61% en el ramo de vida, accidentes y salud por el mayor nivel de aseguramiento.

Falsos accidentes e incendio provocado

ICEA ha entregado sus premios a las compañías por los ocho casos más llamativos y complejos del año. Entre ellos, el de un conductor que denunció a la aseguradora que alguien le había dado un golpe a su vehículo mientras estaba aparcado por la noche en la calle. El perito observó marcas de una colisión fuerte en la parte frontolateral derecha cuya reparación podía rondar los 3.500 euros. Tras la investigación por los talleres cercanos en busca de un coche que hubiera podido causar el daño descubrió que el asegurado fue quien colisionó contra tres coches y que estaba siendo buscado por la Policía porque se dió a la fuga. Esta situación real  se vivió en Dos Hermanas (Sevilla) el año pasado y ha hecho hecho merecedora a seguros Pelayo de un premio por su trabajo para evitar el fraude.

En el segundo caso destacado un anciano de Las Palmas de Gran Canaria dijo tener lesiones tras el accidente sufrido por una ambulancia en la que le llevaban en camilla a Urgencias. Después de judicializarse el problema y requerir la intervención de los servicios sociales por la situación del anciano, Mapfre descubrió  unas radiografías de una fractura de pelvis realizadas a las 10.00 de la mañana del mismo día del accidente de tráfico que ocurrió a las 16.00 y ganó en los tribunales.

Y  también Pelayo ha recibido un reconocimiento en el caso de uno de sus asegurados en San Cristovo de Ribadavia (Orense) que atropelló a una persona al echar marcha atrás en el parking de un centro comercial. La víctima le dijo que se encontraba bien, pero cuando la aseguradora se puso en contacto con él al día siguiente se quejaba de dolores en el hombro, lumbares, mano y rodilla y solicitó autorización para una intervención quirúrgica por una hernia discal y espondilolistesis. El lesionado reclamó 24.000 euros  y el pago de los gastos médicos. La Guardia Civil averiguó que el supuesto atropellado había fingido serlo, al menos, en cuatro ocasiones y su mujer, en dos. 

Un barco de pesca que se hunde cinco meses después de comprarlo frente a la costa de Cádiz pero nunca aparece, un empresario valenciano que denuncia la inundación de su nave por las lluvias torrenciales pero el agua resulta ser del grifo y el incendio en una pizzería de Madrid de un empresario italiano con problemas económicos en el que se encuentran 14 focos diferentes y restos de gasolina figuran también entre los ocho casos en los que los asegurados no consiguieron engañar a su compañía. Caser, Axa, Generali y FIATC completan la lista de intentos de fraude cazados.

Más engaños en el automóvil

El 63,6% de los casos de fraude detectados en el citado informe se da en el seguro del automóvil, que desde ICEA justifican por "su elevada presencia" ya que "es obligatorio que los vehículos a motor circulen con seguro". Reclamaciones desproporcionadas y ocultar las lesiones o daños preexistentes en el vehículo son los casos más frecuentes. Estas artimañas también han sido las que más se han repetido en los seguros personales (vida, accidentes o salud), que suman el 52,2% de los intentos de fraude en esta categoría. Entre las pólizas de diversos, que incluye los multirriesgos, los casos más repetidos han sido los siniestros simulados (28,1%).

El 29,4% de los intentos de estafa se descubrieron en pólizas de hogar, comercio, comunidades, pymes y responsabilidad civil, englobados en el segmento de "diversos". Otro 5,9%  de los casos corresponden a  los ramos de vida, accidentes y salud o "seguros personales". El 1% restante corresponde a otras líneas de negocio.

Frente a la picaresca, las aseguradoras recuerdan que el dinero que ellos pagan al cubrir un siniestro procede de lo que perciben de sus clientes. Por ello, "cuando un defraudador plantea una reclamación indebida o exagerada lo que hace es tratar de enriquecerse a costa del resto de asegurados".

Inversión en investigación

La inversión media que hace una aseguradora en la investigación de un fraude es de 54 euros, que varía entre los 42,40 euros en el caso del ramo de automóviles y los 78,30 euros del de diversos. El retorno medio por investigación es de 48,10 euros ahorrados por cada euro invertido, según el informe. Aunque puede llegar a evitarse el pago de 126,90 euros por cada euro dedicado a investigar en los seguros personales.

Desde las compañías han detectado en los últimos diez años una tendencia al "crecimiento de los intentos de fraude de pequeño importe". En 2017, un 38% de los casos  respondían a este perfil, frente al 29% de seis años antes. "Esta dinámica denota un incremento de los intentos no profesionales de fraude", han interpretado. Pero también continuarían actuando redes delictivas organizadas que simulan siniestros, sobre todo en el automóvil.

Menos ingresos

El sector ha presentado este viernes sus resultados en el primer trimestre en el que los ingresos por la venta de pólizas ascendieron a 17.673 millones de euros, un 4,57% menos que un año atrás. De este importe, 9.593 millones de euros correspondieron al ramo de no vida y los 8.080 millones restantes al de vida, según los datos provisionales de ICEA.

La partida de seguros de salud repuntó un 5,59%, hasta los 2.228 millones. Mientras, la línea de negocio calificada como “resto no vida”  creció un 4,47%, hasta los 2.534 millones.

Los seguros de automóviles aumentaron su facturación en un 2,93%, hasta los 2.919 millones, y siguen siendo los que más ingresos reportan de todo el bloque de no vida.

El ahorro gestionado en productos de seguro de vida, medido a través de las provisiones técnicas, alcanzó los 185.080 millones de euros a cierre de marzo. Este importe supone un incremento interanual del 2,22%, de acuerdo con las estimaciones de ICEA.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión