Economía

Jorge Costa: "En un mercado tan global tener dimensión no es un capricho, es una necesidad"

El consejero delegado del Grupo Empresarial Costa explica la verticalización y diversificación de la cárnica fragatina con negocios en el sector del vino, la hostelería y la energía.

Jorge Costa, consejero delegado del Grupo Empresarial Costa, cuyos orígenes se encuentran en Fraga (Huesca).
Jorge Costa, consejero delegado del Grupo Empresarial Costa, cuyos orígenes se encuentran en Fraga (Huesca).
Guillermo Mestre

Aquella empresa que comenzó transformando cereal en pienso se ha convertido en el segundo grupo cárnico de porcino de España con negocios muy diversificados. ¿Cómo es ahora Piensos Costa?

Es un grupo cárnico aragonés totalmente verticalizado que da trabajo a más de 3.000 personas. Empezamos con una pequeña empresa en Fraga y ahora tenemos cuatro fábricas de pienso en Fraga, Huesca, Artajona y Caparroso. Contamos con 600 granjas y en 2016 decidimos a dar el salto a la matanza y la sala de despiece y adquirimos Toni-Josep. Para cerrar el ciclo el pasado agosto compramos la emblemática Casademont, una fábrica de embutidos referente en el país por la gran calidad de su producto.

¿Qué tenían esas dos empresas para interesar a Piensos Costa?

Toni-Josep es una empresa de despiece que cuenta con un matadero. Tiene una gran cartera de clientes, un mercado diferenciado, ‘know how’, fondo de comercio y estaban en la distribución. Exportan a más de 70 países y tiene un gran potencial. Es una firma con la que nos sentíamos cómodos y dimos el salto. Casademont es también una gran empresa exportadora. Valoramos mucho su saber hacer, su tecnología y su experiencia internacional.

Adquirieron estás firmas cuando atravesaban un momento económico delicado. Han tenido que hacer mejoras en las instalaciones, cambiar su gestión o su orientación en el mercado?

Toni-Josep funcionaba muy bien, se encontraba en un proceso de cambio generacional y lo que hemos hecho es implantar nuestra manera de gestionar tomando lo bueno de allí y aplicando nuestro sistema de organización. Ahora vamos a invertir unos 20 millones en la ampliación y mejora de la sala de despiece, no solo para aumentar la capacidad de producción sino para disponer de una sala del siglo XXI con las certificaciones necesarias para abordar nuevos mercados. En Casademont vimos la oportunidad y la adquirimos para cerrar el ciclo. Es cierto que no pasaba por sus mejores momentos económicos, pero tiene buena marca, una plantilla muy profesional y un importante y amplio mercado.

Algunas de las empresas están en Cataluña, ¿se nota en el negocio el momento político que vive esa comunidad?

Quizá se note un poco, pero en general no porque nuestras empresas están muy enfocadas en el mercado internacional y esto es coyuntural. Para cualquier compañía la inestabilidad política no es buena, pero tenemos muchas ganas y mucha ilusión de avanzar con estas firmas, en las que se está trabajando con normalidad.

El porcino está viviendo un momento dulce en facturación, exportación e inversiones. Temen una burbuja? ¿Hay demanda para tanta oferta?

Estamos en un mercado globalizado en el que se compite por céntimos. No es que sea una burbuja, es un mercado complejo donde debes presentar carne de la máxima calidad a un precio asequible y eso lo consigues con un control integral de todo el proceso. España es de los países más eficientes a nivel productivo y de comercialización y por eso el sector está creciendo mientras no lo hace en el resto de Europa.

Y en ese mercado globalizado, ¿el tamaño es decisivo?

O tienes volumen o no puedes acceder a los grandes mercados de la distribución, tanto a nivel nacional como internacional. En un mercado tan global, tener dimensión no es un capricho, es una necesidad.

Vino, energía, hostelería… Piensos Costa sintió necesidad de diversificarse?

Está en nuestro ADN, siempre que creamos que puede haber sinergias y mejorar la situación, intentamos incorporar la compañía al grupo. Es una estrategia, no es una necesidad, van saliendo proyectos y si creemos que es un negocio eficiente pues lo adquirimos. Gran parte de la diversificación la estamos haciendo en Aragón y en la mayoría de las ocasiones además de una cuestión económica tiene un componente social de compromiso con el territorio, permite fijar población y mantener otros negocios, en la que ponemos mucho más corazón que cabeza.

Son los propietarios de Bodegas Irius (ahora Sommos) en Barbastro y Vinae Mureri (Sommos Garnacha en Murero, ¿qué les atrajo de estos negocios?

Eran dos proyectos que no iban bien, los teníamos cerca, son del sector agroalimentario y vimos que podríamos sacarlos adelante. Lo hicimos con muchas ganas, y mucha ilusión.

¿Están satisfechos?

Sí, hemos trabajado para conseguir unos vinos de alta calidad que han tenido un gran reconocimiento a nivel nacional e internacional gracias a la potenciación de unas plantillas estables, un equipo muy cohesionado y con muchas ganas de trabajar tanto en la producción de vino como en el impulso del enoturismo, porque de lo que se trata al final es de fijar la población y atraer visitantes para dar valor al territorio. La previsión es alcanzar una facturación de 10 millones entre ambas bodegas, que emplean a unas 60 personas.

¿En esa estrategia se enmarca la compra de dos hoteles en el valle de Benasque?

Somos de Fraga, siempre habíamos ido desde pequeños a Benasque y vimos que había allí dos hoteles que no pasaban por sus mejores momentos y decidimos apoyar el proyecto. También están muy enlazados con el enoturismo, y, como ya he dicho, son esos negocios que haces más con el corazón, pero estamos contentos, marchan muy bien.

Están invirtiendo en Gerona y Vic, ¿también lo harán en Aragón?

Sí, por supuesto, aquí invertimos en la planta de piensos, en la construcción de granjas, en las bodegas o en mejoras en los hoteles. En Aragón gastaremos como mínimo 10 millones de euros en este año.

Cuáles son las claves del éxito del grupo.

No lo sé. Lo que sé es que le ponemos muchísimo trabajo y mucha ilusión, intentamos hacer equipos cohesionados y potentes, que vistan nuestra camiseta, se sientan como en casa y vayamos todos a una.

¿Hasta dónde quiere llegar Piensos Costa?

Queremos consolidar lo que ya tenemos. Si surge alguna nueva posibilidad la estudiaremos, pero no tenemos tampoco ninguna pretensión. En 2018 prevemos incrementar en 100 millones de euros nuestra facturación hasta los 700 millones. Ahora nuestro principal objetivo es consolidar nuestro negocio principal que es el cárnico porque queremos convertirnos en una empresa de referencia en España.

Etiquetas
Comentarios