Despliega el menú
Economía

Aliaga espera que la situación en Opel se pueda reconducir

Ciudadanos confía en que el anuncio de Opel "sea parte del tira y afloja de la negociación" e IU lo considera un "chantaje"

El presidente del PAR, Arturo Aliaga, en una comparecencia ante los medios de comunicación
El presidente del PAR, Arturo Aliaga, en una comparecencia ante los medios de comunicación
José Miguel Marco

El presidente del Partido Aragonés (PAR), Arturo Aliaga, espera que se pueda "reconducir" el anuncio que ha realizado Opelde que la planta zaragozana de Figueruelas no producirá el próximo Corsa. "Me dolería que fuera definitivo", ha afirmado en declaraciones a Europa Press.

El que fuera consejero de Industria en la anterior legislatura ha lamentado esta situación y ha recordado la "historia de acuerdos entre la dirección de Opel y los trabajadores", que ha sido posible a lo largo del tiempo "gracias a la flexibilidad responsable de unos y otros".

El presidente del PAR ha comentado que desconoce si esta decisión es definitiva o "un anuncio amenazante" en el marco de la negociación, "pero habría que hacer un llamamiento" porque "a lo largo de la historia de Opel en Aragón ha habido un principio y valor como planta, el clima sociolaboral y los acuerdos que se han llevado a buen término".

Esto ha permitido "que hayamos ganado modelos respecto a otras plantas" por lo que "espero que se pueda reconducir la situación" y que ese buen clima "no se rompa ahora", ha dicho Aliaga, que se ha ofrecido para "hablar, respaldar y apoyar" el futuro de esta factoría.

El diputado de Economía de Ciudadanos, Javier Martínez, ha mostrado su confianza en que el anuncio de Opel de paralizar el proyecto del nuevo Corsa para Figueruelas “forme parte del tira y afloja de las negociaciones”. Además, ha pedido a las partes que sepan mantener esa "entente cordial que siempre se ha alcanzado por parte de los sindicatos y de la empresa, y que es precisamente lo que “ ha favorecido la competitividad que tiene la planta de Figueruelas”.

Por su parte,  Álvaro Sanz, coordinador general de Izquierda Unida en Aragón ha calificado el anuncio de Opel de “absolutamente inaceptable porque se trata de unchantaje ante un proceso de negociación colectiva que la empresa no ha querido asumir ni en lo más básico”.

Además, Izquierda Unida exige al Gobierno de Aragón que “se moje” en defensa de los puestos de trabajo y de las empresas auxiliares, para que no sean las trabajadoras y trabajadoras quienes paguen el chantaje que supone el anuncio de PSA en el ámbito de la negociación.

“En unos momentos en los que parece que la economía empieza a mejorar, los salarios y las condiciones laborales también deberían hacerlo, pero sin embargo, vemos que, una vez más, los derechos de la clase trabajadora son ignorados si no siguen el dictado de la dirección empresarial”, denuncia Sanz.

Para el responsable de IU en Aragón “el Ejecutivo aragonés ha actuado con manga ancha durante años ante las actuaciones de la anterior dirección de la factoría y ahora es el momento de retornar la situación y defender a las y los trabajadores que ya pagaron la crisis de la compañía, porque hacerlo es defender verdaderamente el interés general, y evitar que este tipo de prácticas empresariales se instalen en la Comunidad”.

Etiquetas
Comentarios