Economía
Suscríbete por 1€

La superficie de cereal asegurada aumenta un 68,4% en Aragón ante el temor de la falta de agua

Las cifras de contratación baten un récord histórico en la Comunidad, una de las más afectadas por la sequía.

La sequía mantiene en alerta al campo aragonés. La falta de lluvias, especialmente en la provincia turolense, mantiene la incertidumbre entre los productores de cereal de invierno que temen que la ausencia de precipitaciones provoque una campaña tan "nefasta"–así la calificó el sector– como la pasada.

Esa sensación de riesgo de sequía se ha dejado sentir en el sistema de seguros agrarios cuya contratación se ha disparado hasta batir un récord histórico. Según los datos de Agroseguro, en Aragón se han contratado 7.672 pólizas (casi un 65% más que el año anterior) con las que se han asegurado frente al riesgo de sequía en 2018 algo más de 344.765 hectáreas, una superficie que supera en un 68,34% a la que contaba con cobertura el pasado año. De ellas, unas 97.000 hectáreas se encuentran situadas en la provincia turolense, una cantidad similar pertenecen a cultivos oscenses y algo más de 151.600 hectáreas aseguradas pertenecen a la provincia de Zaragoza. Y con ello, son más de 913.000 toneladas la producción asegurada, que supone un valor de producción que roza los 158 millones de euros.

"Salimos de un año con una fuerte sequía y elevada siniestralidad, en las que se peritó con gran rapidez y se pagó en agosto y eso ha generado confianza por parte del agricultor", destaca Juan Cruzán, director territorial de Agroseguro en Aragón. También fue decisivo, explica Cruzán, el hecho de que el otoño (periodo en el que se realiza la contratación) fuera más seco de lo normal y provocara unos evidentes problemas de nascencia, evidentes todavía en diciembre.

El representante de Agroseguro asegura que el incremento de contratación en herbáceos se ha producido en todo el territorio aragonés, aunque reconoce que es más evidente donde hay más cultivo y donde mayores daños causó la falta de lluvias, como es la margen derecha del Ebro y especialmente la provincia turolense. Destaca, el "significativo"incremento en la Hoya de Huesca, una comarca en la que el seguro por pedrisco es el más utilizado.

"Una prueba de fuego"

El incremento de la contratación se produce precisamente después de que el Gobierno decidiera reducir en 10 puntos la subvención destinada a financiar estar coberturas, lo que ha supuesto un mayor desembolso para los agricultores. "Es cierto que hay un incremento del coste para el productor, pero lo asumen", señala Cruzán, que detalla que esta campaña la elevada siniestralidad ha sido también una "prueba de fuego" para el sistema de aseguramiento, del que el seguro agrario ha salido airoso "porque ha demostrado que es una herramienta única y eficaz"para hacer frente a los caprichos del clima.

Prueba de ello es que el volumen de contratación de los módulos del seguro de cultivos herbáceos que incluyen el riesgo de sequía entre sus coberturas ha alcanzado, en la cosecha 2018, un récord histórico en el conjunto de España, donde el número de pólizas suscritas ha superado las 54.500 (casi un 53% más), que dan cobertura a una superficie de 3,26 millones de hectáreas de cultivo y a una producción de 8,75 millones de toneladas (más de un 43% y de un 45% más, respectivamente), con un capital asegurado de casi 1.600 millones de euros y unas primas de cerca de 118 millones de euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión