Despliega el menú
Economía

Gafas de realidad virtual para controlar los movimientos de los cerdos

Zaragoza acoge el XVIII Foro Porcino organizado por Zoetis, al que han asistido más de 200 personas. Una jornada en la que se ha hablado de innovación.

Un momento de la jornada de Innovación del XVIII Foro Porcino Zoetis en Zaragoza
Un momento de la jornada de Innovación del XVIII Foro Porcino Zoetis en Zaragoza
Esther Casas

Utilizar drones para hacer un seguimiento de la salud de los animales o controlar el pienso, colocar a un cerdo unas gafas de realidad virtual para seguir sus movimientos proyectándole unas vallas, vía holograma, evitando así su construcción, alimentarles de manera individualizada con sensores y controlar cada parte del animal a través del internet de las cosas en granjas inteligentes… Todo ello es ya una realidad en países como Estados Unidos como ha expuesto Silvia Leal, experta en inno-liderazgo y transformación digital, durante el XVIII Foro Porcino organizado hoy por la empresa Zoetis en Zaragoza, al que han asistido más de 200 personas entre productores, empresarios, universidades y veterinarios de este sector. El que Aragón sea la segunda comunidad española en producción porcina (el 24,11% de la producción nacional) ha llevado a Zoetis a elegir la capital aragonesa para su jornada de innovación.

“El futuro viene con oportunidades para el tratamiento personalizado de los animales y mejorar la trazabilidad del producto para vender más y mejorar la experiencia del cliente; lo que entre otras cosas nos puede ayudar a seguir internacionalizando y generar más ingresos. Es un momento en el que si entendemos bien las tecnologías que llegan podemos vender más y producir mejor, lo cual al final es positivo para todos”, ha resaltado Silvia Leal.

Esta experta en transformación digital ha advertido de la necesidad de que las empresas del sector porcino se lo tomen en serio porque al final “no serán igual de competitivas”. “Me veo muy optimista con aquellas que se lo creen porque este tsunami digital trae tecnologías muy baratas. Necesitas inteligencia para saber qué debes y qué puedes hacer con ella. En España hay mucho ingenio. Las tecnologías son baratas y seguro que somos capaces de hacer grandes cosas”, ha indicado Silvia Leal.

De proyectos innovadores también ha hablado Juan Grandía, profesor asociado del Departamento de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza, quien ha recordado que en Aragón se trabaja constantemente en la investigación en porcino. “Es una ganadería viva y tanto por parte de la universidad como de las empresas, apoyadas por el Gobierno aragonés que es consciente de la importancia que este sector tiene, se está trabajando muchísimo”, ha afirmado.

Entre las líneas de investigación más novedosas, Grandía ha destacado la de detectar alteraciones en el semen de los verracos con ecografías testiculares. “Eso ahorra tiempo y dinero porque cuando el animal entra en el centro de inseminación ya puedes predecir si va a ser un buen productor de semen o no”, ha explicado. O el suministrar oxígeno a los lechones recién nacidos, tipo incubadora. “Las razas que se utilizan cada día paren lechones más pequeños porque paren más. Y se les suministra oxígeno para que la viabilidad en los primeros días de vida de ese animal sea mayor”, ha apuntado.

Asimismo, durante este foro también se ha abordado las energías renovables y la eficiencia energética de la mano del Grupo Sanchiz, una compañía familiar fundada en 2002 en Valencia cuya actividad principal es la prestación de servicios para la explotación de ganado porcino y que en 2017 obtuvo el Premio Especial Porc D’or a la Innovación Especial Zoetis. Su directora general Leticia Sanchiz ha puesto el acento en que hay que empezar a utilizar cada vez más energías limpias porque “el que contamine no podrá seguir con el negocio en el futuro”. La directiva ha informado de cómo han sustituido en sus granjas las energías de origen fósil por renovables disminuyendo las emisiones de gases de efector invernadero, entre otros.

“Hemos hecho fuertes inversiones en energías renovables y en plantas de biogás para producir el 100% de nuestras necesidades eléctricas y térmicas. E incluso producimos un excedente de energía que vendemos a la red”, ha señalado Leticia Sanchiz. “En cuanto a la reducción de emisiones de efecto invernadero tratamos los purines que generamos en una planta de biogás, que mediante un proceso produce energía eléctrica y calórica. Por lo tanto, lo que hacemos es un ejemplo de innovación porque aparte de tratar los purines reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera”, ha afirmado.

Etiquetas
Comentarios