Despliega el menú
Economía

Rotas las negociaciones en el convenio provincial del transporte en Zaragoza

El SAMA tendrá ahora que intervenir para que las partes puedan alcanzar un acuerdo

La N-232 soporta mucho tráfico de camiones, implicados en buena parte de los siniestros registrados.
La N-232 soporta mucho tráfico de camiones.
O. Duch

Siete reuniones después de que las partes hayan estado tratando de negociar un nuevo convenio provincial para el sector del transporte de mercancías en Zaragoza, el diálogo se ha roto y tendrá que ser el SAMA (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje) el que trate de poner de acuerdo a patronal y representación de trabajadores. La diferencia principal radica en el plus de kilometraje que los empresarios quieren introducir y que los sindicatos (UGT y CC. OO.) rechazan al entender que en dicho plus quieren meter todo desde el pago de las dietas a las horas extras, lo que empeorará la retribución general de los profesionales del sector.

"Quieren a toda costa imponer un plus de kilometraje en el que todo valga, las horas de presencia, las horas extras, la nocturnidad. En resumen, quitarle sus derechos a cambio de una miseria. Nuestra respuesta sigue siendo un no rotundo", asegura la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT Aragón.

La falta de voluntad negociadora de la patronal (Fetraz y Tradime),  según las centrales sindicales, a la hora de querer pactar el incremento que piden, del 1,5% este año, 2,5% el próximo y 3% para 2019, es otra de las razones que les han llevado a levantarse de la mesa. “Ofrecen aumentos irrisorios tras años de congelación”, critican, al entender que es hora ya de tratar de paliar en parte la pérdida de poder adquisitiva registrada en estos largos años de la crisis.

Con un convenio ya prorrogado, dado que el anterior venció en diciembre de 2016, los sindicatos consideran que su plataforma de incrementos es “razonable en una actividad muy sacrificada que sufre un tremendo intrusismo y bajos salarios”, en opinión de Eugenio Novellas, responsable de Transporte en UGT. “Solo nos faltaba que se pague por kilómetros como quiere la patronal. No vamos a permitir que se deterioren más las condiciones de los conductores”, considera por su parte, Carlos Covelo, su homólogo en CC. OO. Aragón, que pide a la patronal que especifique qué quiere meter en ese plus de kilometraje y los baremos que contempla.

UGT y Comisiones Obreras entienden que el nuevo convenio para los próximos años debe recuperar parte de condiciones que se han ido perdiendo. Máxime cuando el salario base está en unos 1.300 euros brutos al mes y 40 diarios en dietas, indican.

Desde la patronal, defienden su voluntad negociadora e indican que les gustaría un convenio de cuatro años que hiciera posible “el establecimiento de un plus de kilometraje para las empresas que así opcionalmente lo quieran establecer con sus trabajadores y que se mantendría también el sistema actual de pluses y dietas”. Aunque las empresas aseguran que la actividad se ha incrementado en los dos últimos años y que este 2017 se mantiene en niveles similares, critican que “no repuntan los precios y que los márgenes aún se han estrechado más”.

Etiquetas
Comentarios