Despliega el menú
Economía

El plástico adelanta al textil en la cifra de negocio de Nurel, que suma 90 millones

Solo el 10% de la producción de esta fábrica del grupo Samca, la única en España que hace bioplásticos, se queda en el mercado nacional. El resto va a la exportación.

Carlos Suárez, un operario de producción de la línea de bioplásticos de Nurel en Zaragoza.
Carlos Suárez, un operario de producción de la línea de bioplásticos de Nurel en Zaragoza.
Aránzazu Navarro

Aunque hasta ahora la cifra de negocio de Nurel (empresa del grupo Samca desde 1999) estaba equilibrada al 50% entre plástico y textil, ya al año que viene el primero desbancará al segundo en una facturación que superará los 90 millones de euros este 2017, frente a los 81 con que cerró 2016. "En 2018 cuando completemos todo el proceso productivo de la nueva línea de biopolímeros, los plásticos representarán el 60% en ventas y la parte textil el 40%", anticipa Miguel Ángel Caballero, director general de Nurel Engineering Polymers y director de I+D de todo el grupo Samca.

"Por suerte la nueva línea de plásticos biodegradables y biobasados va muy bien. Se han cumplido las expectativas con creces", asegura el directivo. Se trata de un proyecto a tres años. El primero fue de homologaciones y creación de la marca Inzea; y este segundo año, la nueva línea representa ya un 10% de la facturación. "Partir de cero y en un año llegar a ese porcentaje supone un éxito", asegura Caballero.

Fue en el año 2000, al poco de ser adquirida por Samca, cuando Nurel triplicó la producción al incorporar nueva tecnología. En 2002 llevaría a cabo una gran ampliación con la incorporación de la línea 2 de polimerización y la línea 2 de textil. Más tarde, en 2010 sumó la línea de fibras sintéticas o 3 de textil y en 2016, la de bioplásticos. Actualmente emplea a 350 trabajadores, incluidas las 30 contratadas para la línea de bioplásticos. Del potencial de crecimiento que tiene da cuenta el espacio del que dispone, junto a Malpica: 33.000 metros cuadrados de los que ocupa un 40%.

Potenciar la línea verde

Estar permanentemente innovando y desarrollando polímeros biodegradables que sustituyan las versiones plásticas de origen fósil les da ventaja, reconoce Caballero. "Somos la primera empresa en España que tiene una planta de producción de bioplásticos con tecnología y patentes propias y de las pocas que hay en Europa". A la I+D Nurel le dedica un 3% de la facturación, por encima de lo que gastan la mayoría de empresas.

Actualmente el 90% del mercado de Nurel es la exportación. "Italia es uno de nuestros principales clientes. Es de los más avanzados del mundo en aplicar y legislar a favor de productos biodegradables. Incluso tienen leyes que prohíben el uso de plásticos convencionales". España va más despacio en este campo. Sobre si se siente profeta en su tierra, Caballero admite que "el grupo Samca es un ejemplo de empresa familiar aragonesa con un fuerte arraigo en un territorio, que es nuestra punta de lanza", pero que hay que ir donde está el mercado. "Tenemos tres divisiones de negocio: la textil, de fibras sintéticas en bobinas de hilo de nylon 6 y 66; la de polímeros técnicos con la marca Promyde para automoción y línea blanca; y la nueva división de biopolímeros. Nuestra máxima es estar entre los primeros en innovación en Europa".

Por eso, Nurel es conocida internacionalmente, entre otras cosas, por sus fibras sintéticas con cosméticos incorporados. "Fuimos pioneros en el mundo. El último producto que hemos lanzado es el Novarel Q10, coenzima que actúa como antioxidante, hidratante y reafirmante de la piel incorporado a la fibra. Es el último lanzamiento realizado este año bajo el paraguas de la nanotecnología". De los productos Nurel que pueden encontrarse en un vehículo, Caballero aclara que son proveedores del material para piezas de inyección. "No vendemos directamente a la marca automovilística sino a los Tier 1 o proveedores que les sirven. De esta forma, Nurel está presente en la tecnología de los faros, en manecillas interiores, embellecedores y distintos componentes de plástico del capó. Muchos de ellos son poliamida 6 y poliamida 66, polímeros técnicos de Nurel que cumplen altos estándares de calidad.

Piezas de inyección y envases

Junto con las piezas para automoción, el envase para el sector alimentario alimenta las ventas de Nurel. Los polímeros conductivos cada vez tienen más demanda para sustituir metales por sus propiedades térmicas o aligeradoras del peso de un vehículo. Y también trabajan mucho para el sector del ‘packaking’ alimentario, que cada vez crece más, desarrollando tecnologías para que sus clientes fabriquen envases que preserven el alimento más tiempo y con la máxima calidad.

Por último, el director general de Nurel destaca las fuertes sinergias en el grupo Samca. "Tenemos una I+D transversal y hay una gran colaboración entre el sector cerámico, la división de materiales y minerales que tiene Samca – de las más importantes que hay en España– y la de polímeros técnicos".

Etiquetas
Comentarios