Despliega el menú
Economía

Presentismo: el número de trabajadores que aportan menos de lo que parece crece cada año

Las redes sociales son las reinas dentro de las horas laborales de quienes se 'escaquean'.

Los sueldos son el ejemplo más visible de la precariedad que se ha instalado en nuestro sistema laboral.
Presentismo: el número de trabajadores que aportan menos de lo que parece crece cada año

El presentismo, hacer acto de presencia en el puesto de trabajo pero con una baja productividad, es un rasgo cada vez más detectado en las empresas españolas. Así lo pone de manifiesto una encuesta de Adecco en la que se destaca que el 56% de las compañías han captado una actitud de este tipo, un 5,7% más que un año antes, cuando se realizó el mismo estudio.

Los métodos de control son cada vez mayores y por eso el porcentaje de prácticas presentistas aumenta cada año. También influyen factores como la gran implantación de las redes sociales en nuestro día a día: el 94% de las empresas consultadas afirman haber 'pillado' a varios empleados invirtiendo sus horas remuneradas navegando en Facebook, Twitter, Instagram... o navegando por otros contenidos en internet, ya sea comprando entradas, buscando billetes para viajar o planeando actividades de ocio.

La segunda práctica presentista con mayor arraigo la constituyen aquellos cafés, almuerzos, y desayunos que se van de las manos. Esos parones excesivamente largos suceden en el 89% de las firmas encuestadas. También son comunes los mordiscos al horario acordado y firmado en el contrato. Bien sea llegando más tarde de lo marcado o saliendo antes de tiempo, en el 87% de las empresas hay trabajadores acostumbran a realizar esta treta de vez en cuando, aunque suponen un grupo no demasiado amplio dentro de las plantillas, siempre según el estudio de Adecco.

A este motivo le siguen las ausencias por tabaquismo, que tienen lugar en el 84% de las compañías en las que se ha detectado presentismo laboral. Como en el caso anterior, no es un hábito demasiado extendido, ya que solo lo practican cuatro de cada diez empleados.

Métodos de control

De entre las compañías que identifican el presentismo y que han implantado algún método de control, el 77% se decanta por los tornos, la ficha de entrada y salida u otros sistemas similares, de modo a reducir las ausencias difíciles de detectar.

En menor medida, en cerca de un 23% de los casos, las compañías aplican restricciones en el uso de internet y en el del correo electrónico. En cambio, son muy pocas las que imponen horas límite de reuniones (solo el 5%) o métodos como el apafado de luces (3%). Menor aún es la penetración de prácticas como la evaluación por objetivos o la flexibilidad horaria.

Recuperar el tiempo perdido

La mayoría de los empleados se comporta responsablemente compensando las horas de presentismo, por lo que las políticas de control y restricciones de las empresas no parecen estar justificadas por un comportamiento desleal o fraudulento de los trabajadores. De hecho, las propias empresas así lo reconocen. El 73% de las que ofrecen flexibilidad horaria afirma que más de la mitad de su plantilla compensa el tiempo perdido con este tipo de medidas.

Etiquetas
Comentarios