Economía

Localizado un nido de avispa asiática en una borda de Hecho

UAGA muestra su preocupación por los graves daños que puede causar esta especie invasora en el sector apícola.

Enjambre hallado en Hecho.

Las alarmas han vuelto a saltar en el sector apícola aragonés. La avispa asiática se ha dejado ver de nuevo en la Comunidad aragonesa, después de que en junio del pasado año los primeros ejemplares de esta especie invasora fueran localizados en la localidad de Salvatierra de Esca, en la comarca de la Jacetania. Desde entonces nada se sabía de la presencia en Aragón de la ‘Vespa Velutina’.

Hasta ahora. Alojado en una borda de las afueras de la localidad oscense de Hecho –también en la comarca de la Jacetania– se ha localizado un nido del que pronto se sospechó que pudiese ser el hogar de la también conocida como avispa asesina, tanto por su agresividad como por la morfología de los individuos, fácilmente distinguibles por su tamaño –la reina llega a medir unos 3,5 cm y la obrera, 2,5 cm–, y por la coloración de su cuerpo –más oscura con el tórax marrón negruzco aterciopelado y solo posee una franja amarilla en el cuarto segmento­–. Tras el hallazgo, Agentes de Protección de la Naturaleza confirmaron ayer que se trata de ejemplares de esta especie exótica y que se está diseñando el protocolo de actuación para su erradicación.

Su aparición ha despertado preocupación en el sector apícola aragonés, ya que, como recordó ayer UAGA, la base de alimentación de la avispa asiática son las abejas adultas, por lo que causa graves daños en las colmenas. "Hace mermar la población de abejas de las colonias hasta el punto de llegar a acabar con todas ellas", señaló la organización agraria, que insistió en que la pecorea (recolección del néctar) de las abejas llega a paralizarse por el miedo que les produce esta especie, con una capacidad reproductiva "extraordinaria", con lo que "las larvas no pueden prosperar y la colmena se estanca".

Ante este hallazgo, UAGA propone establecer una red de vigilancia de avistamiento de nidos e insectos y recuerda la necesidad de dotar a los apicultores de los medios y conocimientos necesarios para la instalación de trampas de selección física en sus colmenares. Porque en Aragón hay 1.558 explotaciones que agrupan 118.492 colmenas "y para su mantenimiento se requiere la colaboración de agentes medioambientales, apicultores y bomberos en el exterminio de los nidos"

Etiquetas
Comentarios