Economía
Suscríbete por 1€

Los productores aragoneses han solicitado ya la retirada de 7.300 toneladas de fruta

En el primer día para acogerse a la medida, que se extenderá hasta mañana, se presentaron 42 notificaciones.

Los fruticultores aragoneses habían presentado ayer (según los cálculos de la consejería de Desarrollo Rural hasta las 17.00 horas) un total de 42 notificaciones para la retirada de fruta de hueso en el primer día en que entraba en vigor el plazo para acogerse al cupo extraordinario aprobado por Bruselas para paliar los efectos de la crisis de precios en el sector y que permitirá retirar del mercado un total de 20.000 toneladas de producción.

Con estas notificaciones, que solo pueden presentarse a través de las organizaciones de productores (OPFH), Aragón ha pedido ya la retirada de 7.300 toneladas, de las que 3.200 son de melocotón, algo más de 2.000 de nectarina y el resto de paraguayos, producciones incluidas en dicha medida. Como dato destacado, de todas ellas, una sola petición solicita dicha medida para 1,2 millones de kilos.

Estas cifras podrían aumentar de manera considerable durante las próximas fechas, ya que el Ministerio de Agricultura ha establecido hasta mañana jueves el plazo para presentar dichas peticiones, ya que a partir del viernes comenzará a realizarse la retirada.

Las protestas protagonizadas por los productores de Aragón y Cataluña así como las gestiones realizadas tanto desde las consejerías del ramo en ambas comunidades y desde el Ministerio de Agricultura consiguieron que el pasado jueves Bruselas aprobara un cupo extraordinario para retirar del mercado un total de 20.000 toneladas de fruta de hueso. Una medida no solo destinada a los agricultores aragoneses y catalanes sino extensiva para toda España, aunque lo cierto es que serán ambas zonas productoras las que se beneficiarán con esta decisión, dado que en otras comunidades autónomas la campaña está ya  finalizada.

Movilización en impás

Precisamente la aprobación de este medida ha llevado a las organizaciones convocantes de las protestas del sector a dejar en impasse la movilización prevista para el próximo 6 de septiembre ante las puertas del Ministerio que dirige Isabel García Tejerina.

Esta concentración se había convocado en previsión de que Bruselas no diera un paso adelante y aprobara la necesaria retirada de fruta. La Comisión Europea no aprobó la cifra solicitada por los productores de Aragón y Cataluña –40.000 toneladas, mitad para cada comunidad– pero lo cierto es que "aunque insuficiente", las organizaciones agrarias valoran la medida y quieren esperar ahora a evaluar los efectos que esta tendrá una vez puesta en marcha.

No por ello, reconocieron ayer tanto los representantes de UAGA como de Asaja Aragón, el sector va a bajar la guardia, convencidos de que quedan muchas medidas por poner en marcha para paliar las dificultades que soportan los productores desde que Rusia cerrara sus fronteras a las producciones de la UE en respuesta a las sanciones impuestas por el conflicto de Ucrania.

Entre las medidas más urgentes a analizar y de las que dependerán futuras protestas, destacó el secretario general de UAGA, José Manuel Penella, figura la negociación de los créditos blandos solicitados tras la entrada en vigor del veto ruso y que el próximo 30 de septiembre tienen que comenzar a amortizar los productores aragoneses. "En esa fecha aún no habrán cobrado la fruta, no tienen liquidez y tienen que pagar el seguro y los salarios de los trabajadores", destacó Penella, que explicó que se trabaja para conseguir que haya un año más de carencia en dichos préstamos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión