Despliega el menú
Economía

Cariñena trabaja para ser referente mundial de la uva que lleva su nombre

Es uno de los objetivos prioritarios del recién elegido presidente de la denominación, Ignacio Casamitjana.

Ignacio Casamitjana –en el centro–, con Claudio Herrero –izquierda– y José Luis Palacios.
Cariñena trabaja para ser referente mundial de la uva que lleva su nombre
Guillermo mestre

Cariñena es la única localidad del mundo que da nombre a una variedad de uva, cuyo origen se localiza en los viñedos de este municipio allá por el año 1320. Y su denominación de origen quiere aprovecharlo. Por eso ya trabaja para impulsar una declaración internacional que convierta a la localidad a la D. O. en referente mundial de la variedad cariñena –también conocida como mazuela–.

Lo destacó ayer el nuevo presidente del consejo regulador, Ignacio Casamitjana, que destacó que entre los objetivos prioritarios de su mandato figura la celebración anual de un concurso que vinos elaborados –al menos en un 75%– con esta variedad, a semejanza de otros certámenes similares cuyos protagonistas son los vinos de garnacha o chardonnay.

Aunque de momento, la uva cariñena apenas ocupa un 5% del viñedo integrado en la denominación "las bodegas están haciendo verdaderas exquisiteces con esta variedad", señaló Casamitjana, que se mostró convencido de que este proyecto –ahora en fase embrionaria– podría contribuir tanto a aumentar la superficie cultivado con cariñena, como a elaborar vinos de alta gama, así como contribuir a promocionar "aún más" el nombre de Cariñena en los mercados. Para ello, la denominación ya está trabajando con la previsión de poder organizar el concurso el próximo año, un certamen que convocaría a productores de todo el mundo, ya que dicha variedad se cultiva en España, Italia, Francia, California, Sudáfrica, Chile, Israel, Australia o Nueva Zelanda. Un proyecto para el que la denominación espera, como señaló su presidente, "ayuda de instituciones públicas y privadas".

Acompañado por el secretario general de la denominación, Claudio Herrero, y del director de Comunicación, José Luis Palacios, Casamitjana explicó además que durante su mandato quiere aumentar "siempre que las posibilidades económicas y de fuerzas lo permitan" la proyección nacional e internacional de los vinos de Cariñena.

Para ello, destacó el nuevo presidente, "me sumaré a trabajar dando continuidad a la labor desempeñada por mis predecesores", con los que la denominación mayor y más antigua de Aragón, "ha sido una de las pocas" que duplicado sus ventas durante los primeros años de la crisis. Casamitjana ilustró su argumento con cifras y destacó que mientras que en 2006 la denominación comercializaba 37 millones de botellas, en 2012 esta cifra se elevaba a 62 millones, para estabilizarse desde 2013 en unos 55 millones de botellas. Y creciendo. Porque las previsiones del consejo regulador es aumentar sus ventas un 3% este año, una cifra en la que ya está encaminada dado que en el primer semestre de 2017 ha comercializado más de 29,5 millones de botellas, un 1,42% más que en 2016.

De este volumen, más del 67% se dirige a la exportación. El pasado año, los vinos de la D. O. Cariñena llegó a más de 55 países, entre los que Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos –donde el esfuerzo realizado para posicionar El Vino de las Piedras ha logrado duplicar las ventas en esta país– son, por este orden, los principales clientes. Pero sus caldos triunfan también entre los más exigentes paladares del mercado chino, canadiense, ruso o polaco.

Etiquetas
Comentarios