Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Carlos Gorría: “Hay que mejorar las capacidades y conocimientos tecnológicos de toda la sociedad”

El director territorial norte de BBVA aboga por mejorar la formación en España para adaptarla a la era digital

La cuarta revolución industrial ya está aquí. No hay vuelta atrás. Por eso, cuanto antes sepa adaptarse España, mejor. Lo dijo ayer Carlos Gorría, director territorial norte de BBVA, Carlos Gorría en el desayuno de trabajo para empresarios sobre las profesiones del futuro organizado por la entidad en colaboración con HERALDO DE ARAGÓN. “Hay mejorar las capacidades y conocimientos tecnológicos de toda la sociedad, incrementar la colaboración público-privada en los programas docentes y favorecer la inversión para incrementar el acceso a Internet”, dijo. “Debemos enfrentarnos al impacto de la disrupción digital, en especial sobre el empleo” actuando “desde el sistema educativo” y señaló que la clave radica en “empezar a hacerlo cuanto antes, ya que el plazo mínimo para el cambio es de una generación”.

En una jornada que tuvo como ponentes a Toño Becerril, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Zaragoza (AJE) y a Sergio López, fundador y director general de Hiberus, del grupo Henneo, Carlos Gorría recomendó ponerse a trabajar ya en adecuar la enseñanza pública de nuestro país a esta nueva era digital.

“Según el Informe de PISA de 2015, que permite comparar el conocimiento y las capacidades de los estudiantes de 15 años en diferentes partes del mundo, España se encuentra por debajo de la media”, avisó, unos resultados que permiten, subrayó “un amplio margen de mejora, especialmente en dos agentes principales: los profesores y las familias”. Si bien, añadió, “las entidades financieras podemos ayudar a través de mejoras en la financiación de equipamiento en los hogares y en las aplicaciones derivadas de banca digital”.

Y es que ningún sector de actividad, recordó Carlos Gorría, podrá sobrevivir sin adaptarse dado los hábitos cambiantes de los consumidores, derivados de la aparición de Internet y de los dispositivos móviles, así como de tener que competir en un mundo global. Y puso el ejemplo del propio BBVA, reconocido por tener la mejor ‘app’ de banca móvil del mundo según el estudio ‘2017 Global Mobile Banking Benchmark’, publicado por Forrester Research. “Los datos de BBVA en Aragón lo avalan. A día de hoy, más del 42% de los clientes son digitales y las ventas a través del móvil o la web suponen el 25% en la comunidad en el primer semestre del año”, indicó. Además, respecto a todo el país, “en 2014 teníamos 12 millones y medio de clientes digitales y casi 6 móviles y este año, ya contamos con más de 19 millones de clientes digitales y más de 13 móviles”.

Aunque admitiendo que es difícil saber cuáles van a ser las profesiones del futuro, Gorría auguró que “la ingeniería informática va a ver incrementado su valor para las empresas contratantes, así como los desarrolladores de software, los analistas, los expertos en ciberseguridad, los titulados en Telecomunicaciones, o también Administración y Dirección de Empresas, que sigue teniendo una alta demanda”. No obstante, añadió, “la formación multidisciplinar y polivalente” será cada vez más necesaria.

En esta línea, abundó también Sergio López, director general de Hiberus, recordando que la irrupción de internet ha cambiado el mundo de los negocios en lo que a inmediatez, precio y competencia global se refiere y que "cualquier trabajo tendrá futuro si eres bueno en lo que haces”, es decir, “el talento es la clave, no solo atraerlo sino retenerlo” añadió, especificando que el talento no son solo conocimientos sino actitud, inteligencia emocional y saber evolucionar al ritmo de los tiempos.

La formación continua y el reciclaje serán fundamentales, añadió por su parte, Toño Becerril, autocrítico con las empresas, como empresario que es, y más con la Administración por no saber dar respuesta a esa brecha que existe entre el sistema educativo y esas profesiones del futuro que ya están aquí. Haciendo suyas las palabras del presidente de Telefónica, César Alierta, cuando dice que “el 65% de los estudiantes de primaria trabajará dentro de 10 o 15 años en profesiones que no existen”, cuestionó “lo poco que se hace para adecuar la formación a las Nuevas Tecnologías, que según la UE van a requerir 1 millón de profesionales en los próximos años”. Asimismo, insistió en la necesidad de “ponerse las pilas” para capacitar a esas personas entre los 45 y 55 años, que constituyen el grueso de los parados en nuestro país, que no van a encontrar trabajo si no se les prepara para las profesiones del futuro. En este sentido, alabó el trabajo que viene realizando desde hace más de una década el Centro de Tecnologías Avanzadas, que dirige Ángel Pardillos, para ponerse de acuerdo con los principales fabricantes y ofrecer una formación tanto para desempleados como ocupados que les asegure un 80% de inserción laboral.

“Si lo estamos viendo venir, ¿porqué no hacemos nada?”, se preguntó en voz alta en referencia a oficios que van a desaparecer a futuro como cajeras u operarios en fábricas que van a ser reemplazados por robots. En este sentido, urgió a elaborar entre todos, un plan estratégico de empleo que de respuestas a la era digital.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión