Despliega el menú
Economía

Fernanda Blanco releva a José Ángel Oliván en la presidencia de la UCA, que cumple 30 años

Los retos son conseguir más socios para ganar fuerza y defender mejor al consumidor y tener una financiación estable.

Fernanda Blanco.
Fernanda Blanco.
Aránzazu Navarro

Muchas batallas en defensa del ciudadano son las que ha librado la Unión de Consumidores de Aragón (UCA) a lo largo de los 30 años cumplidos que celebró ayer con sus socios en el Centro Cultural Delicias. Un aniversario que sirvió para presentar a la nueva presidenta, Fernanda Blanco, que releva en el cargo a José Ángel Oliván, quien seguirá trabajando por la organización, eso sí, en calidad de secretario general. "Llevamos quince años juntos, pero ahora tocaba renovación. Las asociaciones tienen que tener su identidad propia y no estar ligadas a una persona. Pero José Ángel lo ha hecho tan bien que ninguno nos sentíamos capaces de asumir la responsabilidad", dijo. El relevo lo aprobó por unanimidad la junta de la UCA.

La defensa de los derechos sociales que "con esta crisis tan salvaje se han visto muy vulnerados, como el de la dependencia, que aún teniéndolo reconocido hay muchas familias que no han percibido nada", así como la batalla por la devolución de las cláusulas suelo o la respuesta a quejas en telefonía o con las eléctricas y también con aerolíneas y agencias de viajes son "las asignaturas en las que seguiremos trabajando", indicó Blanco, que reclamó a la Administración "una vía de financiación estable que nos permita tener autonomía y mantener una plantilla de trabajadores muy buenos a los que no queremos perder". Y es que en los años de la crisis el personal de la UCA se redujo de 9 a 3. Por su parte, Oliván recordó que siguen esperando la subvención de la DGA. "Volveremos a tener la misma que en 2015, si bien el año pasado se redujo a la mitad y tuvimos que recurrir a una cuota extraordinaria de nuestros socios". Se refirió además a la proposición no de ley aprobada por las Cortes que insta al Ejecutivo a conceder una partida estable de financiación a esta organización, de 7.000 socios. "Devolvemos a los aragoneses con creces mucho más del dinero del que recibimos", destacó Oliván, recordando "los 2,5 millones que hemos ahorrado a miles de jóvenes al denunciar ante Competencia que las autoescuelas concertaban precios y éramos la segunda ciudad más cara de España". En este sentido, pidió también al Ayuntamiento de Zaragoza desbloquear la parálisis de los nuevos puntos de información al consumidor en los centros cívicos.

El relevo en la presidencia llega con la renovación en la junta que incorpora a María José Izquierdo como representante de Teruel.

Etiquetas
Comentarios