Despliega el menú
Economía

Gestamp invierte 7,5 millones en la primera linea de estampación en caliente de Aragón

La consejera Marta Gastón ha inaugurado este equipamiento pionero en Aragón

La consejera Marta Gastón inaugurando las instalaciones
Gestamp invierte 7,5 millones en la primera linea de estampación en caliente de Aragón
Enrique Navarrro

Producir piezas de carrocería que reduzcan significativamente el peso de los vehículos y mejoren su seguridad es el objetivo de la línea de estampación en caliente con la que cuenta una de las plantas de Gestamp en Pedrola y que ha supuesto una inversión de 7,5 millones incluida la ampliación de nave, en 2.800 metros cuadrados, que ha habido que construir para alojarla. Unos 18 nuevos empleos de alta cualificación son los que generará a lo largo de este año el nuevo equipamiento que por el momento trabaja a un solo turno a cuya inauguración acudió ayer Marta Gastón, consejera de Economía del Gobierno aragonés.

Esta inversión, la más importante realizada en los últimos años, según reconoció Jesús Sanz, director de la planta, se hizo pensando en la nueva generación del Corsa que Opel paralizó antes de que anunciase que iba a ser adquirido por PSA. Ahora, mientras se abre la cotización por este modelo, cuya ingeniería está redefiniendo el grupo francés, la línea de estampación en caliente se hace servir para otros fabricantes que son también clientes de Gestamp y de apoyo para las otras nueve líneas de estampación en caliente que la auxiliar tiene repartidas en cuatro plantas españolas.

“Son sobre todo Opel y Volkswagen los que más nos demandan la estampación en caliente”, explicó el responsable de Gestamp en Zaragoza que dirige el trabajo de 270 personas que suman la dos plantas, de chasis y carrocería, que Gestamp tiene en el polígono El Pradillo de Pedrola, que sirven directamente a las líneas de la factoría de Figueruelas piezas tanto para el Mokka como para el Corsa y alguna también para el Crossland X, el primer modelo  que se hace en plataforma conjunta con PSA y que está en plena curva de lanzamiento.

Tras unos años difíciles que la planta de Gestamp, como el resto de la industria auxiliar de Aragón sufrió por la crisis, con esta inversión reafirma el buen momento que vive el sector, al facturar ya el año pasado un total de 102 millones de euros. “El proyecto del Mokka que trajo GM España a Figueruelas nos salvó y permitió la creación ya en 2013, un año antes del lanzamiento, de cerca de 40 puestos de trabajo”, indicó Jesús Sanz. “Opel sigue siendo el 60% del volumen de nuestro negocio, que se ha diversificado mucho”. Otros fabricantes como Volkswagen, Nissan, Mercedes y Seat, entre otros suman el 40% restante, añadió.

Etiquetas
Comentarios