Despliega el menú
Economía

La nueva planta de espumación de Adient en Pedrola ya trabaja a tres turnos

45 de los 100 operarios que la firma prevé incorporar de forma progresiva están ya en sus puestos de trabajo.

Imagen de 2010 de la fabricación de estructuras metálicas de asientos en Johnson Controls Alagón.
Imagen de 2010 de la fabricación de estructuras metálicas de asientos en Johnson Controls Alagón.
O. Duch

Una inversión aproximada de 10 millones de euros ha permitido que ya esté en funcionamiento la nueva planta de espumación de Adient (la nueva compañía creada por Johnson Controls en octubre de 2016, tras desgajar su división de asientos). Contigua a las naves que esta auxiliar de automoción tiene en Pedrola desde hace 15 años, en las que ensambla las diferentes piezas de los asientos para entregarlos completos a la línea de montaje de Opel Figueruelas, la nueva planta permite producir la espuma y no tener que comprarla a terceros. De hecho, según ha podido saber este diario, 45 trabajadores a tres turnos se ocupan ya de hacer las espumas de los asientos del Crossland X, el sucesor del Meriva, cuyas preseries empezó a producir Figueruelas el 5 de abril para acelerar todo lo posible la curva de lanzamiento del nuevo modelo, que ha de estar en los concesionarios a mitad de junio.

La intención de Adient, informaron fuentes del sector, es seguir incorporando a más empleados a lo largo del año, gran parte en periodo estival para poder suministrar en línea la espuma también para los asientos del C3 Aircross, que comparte plataforma con el Crossland X y que Figueruelas lanzará a final de agosto. Sin embargo, será la demanda en el mercado de estos dos nuevos modelos la que marque la necesidad de incorporar a más operarios –el proceso de selección y formación se realiza en colaboración con el Inaem– en esta planta de espumación que trabaja solo para Opel. De momento para dos modelos, aunque la expectativa de Adient es llegar a producir también las espumas para los asientos de la nueva generación del Corsa. Ahora ese proyecto está a expensas de que se ultime la compra definitiva por parte de PSA de la filial europea de GM y de que el nuevo dueño confirme la red de proveedores, en buena medida ya asignada para el sucesor del Corsa, cuyo lanzamiento previsiblemente se retrase a 2020.

Por ahora, dijeron fuentes del sector, la carga de trabajo está asegurada con los dos nuevos lanzamientos, que permitirán amortizar una inversión centrada en la construcción de la nave ya que las máquinas de espumación han venido de otra planta de la antigua Johnson Controls, hoy Adient. Los rótulos de la nueva compañía son ya visibles en el polígono El Pradillo de Pedrola. Pese a estar contiguas las dos plantas, la de ensamblaje de piezas de asientos y la nueva de las espumas, son independientes.

Inversión de 30 millones

La inversión realizada por Adient no solo se circunscribe a la fábrica de espumación, cuyo coste ronda los 10 millones, sino que se eleva hasta los 30, al incluir las partidas dedicadas a nueva maquinaría para la planta de Alagón que fabrica las estructuras metálicas de los asientos –más diversificada, ya que no solo trabaja para los asientos de Opel sino también para los de Audi, Volkswagen y Seat– así como a la adecuación de las antiguas naves de Imscher. A estas instalaciones ha enviado Adient piezas para el Meriva, que dejó de fabricar Figueruelas el 24 de marzo, o el Ford C-Max, para dejar hueco en las instalaciones de Alagón a los nuevos modelos. Con las nuevas inversiones Adient crece también en empleo, ya que a los 480 operarios de la planta de Alagón hay que sumar los 200 de Pedrola, el centenar que tiene en Calatorao y los 45 que llegarán a ser 100 de la fábrica de espumas.

Etiquetas
Comentarios