Despliega el menú
Economía
Suscríbete

La planta zaragozana de GM fabricará el último Meriva el próximo 24 de marzo

El 5 de abril comenzarán ya las pruebas de lanzamiento del Crossland X, que empezará a producirse en serie el 17 de abril.

Imagen de archivo de 2010 de la fabricación del Meriva en las instalaciones de Figueruelas.
La planta zaragozana de GM fabricará el último Meriva el próximo 24 de marzo
oliver duch

Apenas un mes de fabricación le queda al Meriva. Este modelo, que comenzó a producir la planta zaragozana de Opel en enero de 2005, tras una dura batalla contra la polaca de Gliwice, está cerca de salir de las líneas de montaje. Su último día será el 24 de marzo, porque cuando la plantilla de Figueruelas vuelva el 5 de abril de sus adelantadas vacaciones de Semana Santa (del 27 de marzo al 4 de abril), se pondrá ya con las pruebas de lanzamiento del Crossland X, cuya producción arranca el 17 de abril.

Precisamente, comentaron fuentes sindicales, el cierre de la factoría durante una semana es para prepararlo todo y meter en la línea 1 los carros con las piezas del nuevo modelo, del que ya pueden verse algunas unidades con matrícula roja circulando por Zaragoza. Presentado públicamente en Berlín el pasado 1 de febrero, Figueruelas –en virtud de la alianza que Opel y PSA suscribieron en 2012 para compartir plataformas, en este caso la del coche pequeño,– tiene por delante la difícil tarea de lanzar el mismo año con apenas tres meses de diferencia dos nuevos vehículos, el Crossland X, el 17 de abril, y el sucesor del C3 Picasso (que se presentará como coche de concepto C-Aircross en el Salón de Ginebra) y cuya curva de lanzamiento comienza el 21 de agosto.

Una enorme carga de trabajo que ha hecho que la dirección fije dos nuevos sábados productivos, en el turno de noche del 3 al 4 de marzo y el turno de mañana de ese sábado, así como el del siguiente, día 11 de marzo. "Llevamos ya unos diez sábados trabajados en lo que va de año y no ha hecho más que comenzar", indicaron fuentes sindicales, críticas con estas ‘jornadas extras’ que pone la compañía y que han motivado una denuncia ante Inspección de Trabajo ya que según el artículo 38 del convenio colectivo "no se pueden establecer turnos al alza mientras exista un ERE de suspensión, como el que está en vigor hasta el 30 de abril".

Cuenta atrás para el Crossland

Y es que todos los días, según la dirección, son pocos para hacer frente a este reto que supone el doble lanzamiento especialmente para la línea 1, que fabrica ahora el Mokka y el Meriva, pero que a partir de abril hará el Mokka y el Crossland X y desde finales de agosto también el ‘crossover’ de PSA cuyo nombre oficial es una incógnita. "Ha comenzado ya la cuenta atrás. La plantilla está trabajando duro con mucho volumen que sacar y con cambios porque además de ir preparándolo todo para los nuevos modelos no se puede desatender la gran demanda que hay del Mokka", destacó Sara Martín, presidenta del comité de empresa de GM, que descartó hacer ninguna valoración sobre la compra de la marca por parte de PSA ciñéndose al comunicado remitido por el comité europeo la pasada semana. "La plantilla está expectante" para ver cómo queda todo, indicó.

Mientras tanto, la vorágine del trabajo se lleva las preocupaciones de futuro por delante. "Desde luego en la línea 1 van a tope para adaptar todo a los nuevos modelos. Se están sacando unos 50 coches a la hora y en la línea 2, la del Corsa, unos 63", indicaron otras fuentes sindicales. "Este 2017 va a ser un año realmente agotador por la abundante carga de trabajo". La previsión es hacer 400.000 coches", avanzaron.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión