Despliega el menú
Economía
Suscríbete

París y Berlín subrayan que Opel debe seguir como marca aunque la compre PSA

Los ministros de Economía alemán y francés mantienen que la empresa germana tiene que tener autonomía si es comprada.

El grupo francés PSA estudia la compra de Opel, según Bloomberg
El grupo francés PSA estudia la compra de Opel, según Bloomberg
Reuters

Los ministros de Economía de Francia, Michel Sapin, y Alemania, Birgit Zypries, han considerado este jueves que la marca Opel debe mantenerse y que la empresa germana tiene que tener autonomía en caso de que se formalice la compra del grupo por parte del galo PSA.

Sapin y Zypries, que se han reunido en París, han mostrado su satisfacción por que PSA haya dado garantías sobre los centros de producción y los empleos, pero admitieron que está abierta la cuestión de los puestos de trabajo que, en el futuro, podrían verse afectados por la nueva estructura resultante de la fusión o por las evoluciones en la tecnología.

El titular francés ha asegurado que en la entrevista hubo "una identidad total de puntos de vista" sobre el hecho de que la eventual compra de la filial europea de General Motors por el fabricante francés será una operación beneficiosa para sus países "a condición de que se conserve la autonomía de Opel".

"La marca Opel debe seguir siendo autónoma", comentó la responsable alemana, que más tarde ha remachado la misma idea: "es importante que Opel siga siendo Opel".

Zypries ha insistido en que, si se lleva a cabo la transacción, Opel tiene que ser comprada de forma global, en un solo paquete. También dijo que para su Gobierno lo fundamental son los centros de producción y de innovación, y ha recordado que, en estos últimos, hay 7.000 ingenieros en Alemania.

La ministra alemana ha señalado que la posible destrucción de empleos no es un asunto que se plantee de forma inmediata, pese a la mala situación financiera y comercial que atraviesa Opel y a que PSA ya cerró una de sus plantas y suprimió puestos hace años para salir del agujero en el que estaba.

Ha reconocido que "está abierta" la cuestión de cuántos empleos se verán concernidos por "la nueva estructura" o por la aplicación de nuevas tecnologías, y que en el momento actual "nadie tiene respuesta".

Las autoridades alemanas van a seguir muy de cerca cómo se llevarán a cabo los posibles ajustes, ha dicho la ministra, que ha puntualizado que no será antes de la próxima legislatura cuando se podrán aportar soluciones.

Sapin, aunque ha precisado que el compromiso no está cerrado, ha señalado que las partes, una vez que se han filtrado sus negociaciones, tienen interés en "no tardar", aunque también en no hacerlo "de forma precipitada" para permitir una información transparente a los sindicatos.

Sin poder dar un plazo preciso, ha señalado que si se formaliza "será en los próximos días, no en tres meses". Esta mañana, el presidente de PSA, Carlos Tavares, había subrayado que el interés por Opel deriva sobre todo de la posibilidad de aumentar su base de clientes con el argumento de ofrecer vehículos de una marca alemana.

Los tres principales accionistas de PSA, la familia Peugeot (13,68% del capital), el Estado francés (13,68 %) y el chino Dongfeng (13,68 %) han manifestado su respaldo de la operación, al tiempo que avanzan las negociaciones, en particular sobre un punto particularmente complejo como es la carga de las pensiones de Opel.

Según 'Les Echos', aunque no se ha cerrado la negociación sobre ese punto, hay un principio de acuerdo por el que PSA no asumirá los riesgos por esas pensiones, evaluados en 7.000 millones de euros para los trabajadores de Opel en Alemania y el Reino Unido.

De acuerdo con el periódico francés, una de las soluciones barajadas sería que General Motors conserve en su balance una parte de esas sumas. Sobre las posibles sinergias, 'Les Echos' ha calculado que rondarán los 2.000 millones de euros anuales. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión