Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Tres claves para crear el espacio de trabajo perfecto en casa

Para integrar un rincón de trabajo en el hogar es importante seguir algunas pautas que favorezcan un espacio laboral sereno, equilibrado y armónico.

Tres claves para crear el espacio de trabajo perfecto en casa
Tres claves para crear el espacio de trabajo perfecto en casa
Pixabay

La evolución de los trabajos y las nuevas tecnologías ha conseguido que ya no sea estrictamente necesario trabajar desde la oficina. Aunque a muchas personas esto pueda parecerles una auténtica ventaja laboral (se puede trabajar en pijama, disfrutar de los descansos que se quiera y cuando se quiera o marcarse uno su propio horario, por ejemplo), también tiene serios inconvenientes, pues hay que poner de manifiesto la fuerza de voluntad (y no caer rendido ante los encantos del sofá o los planes de nuestros allegados).

Además de aprender huir de las tentaciones es muy importante disponer de un lugar ideal para poder hacer uso de la concentración y productividad necesarias para desempeñar un trabajo, y no siempre es posible contar con una habitación dentro de casa que haga las de despacho. Por eso, seguir alguno de los trucos que se ofrecen a continuación puede favorecer la creación del espacio de trabajo perfecto en casa.

¿Cómo crear un espacio de trabajo integrado en casa?

A la hora de elegir el espacio que deberá ocupar el despacho es muy importante hacerlo según la luz de cada estancia: cuanta más mejor; pues una deficiencia de esta puede ocasionar diversos riesgos (fatiga visual, reducción del rendimiento o molestias oculares). Por eso, si hay posibilidad, lo mejor será ubicar la mesa junto a una ventana o colocarla junto a las suficientes fuentes de luz artificial. Así, además de trabajar en un espacio luminoso, se contribuirá a la creación de nuestra pequeña burbuja laboral. Los colores también son determinantes, pues además de ayudar a la concentración pueden favorecer la división visual de este nuevo espacio. Los más aconsejables suelen ser los tonos fríos (como el azul y el verde), los grises y los blancos, pues aportan el equilibrio necesario en un despacho abierto. Ni que decir tiene que elegir bien los muebles y la decoración es fundamental para conseguir un espacio equilibrado y atractivo. Lo fundamental es contar con una mesa (a poder ser de cristal o colores claros para evitar la sensación de agobio), una silla cómoda que permita estar tantas horas sentado como sea necesario, y una estantería para poder organizar los papeles del trabajo. Para decorar (siempre sin recargar la zona) lo mejor es elegir un corcho para poder organizarse, algunas plantas y, si se desea, algunas fotos que den calidez al ambiente de trabajo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión