Economía

Ecoelectricity o cómo producir energía con los residuos de los residuos

Aragón participa en un proyecto europeo para generar electricidad a partir de subproductos de destilación.

Ecoelectricity
Ecoelectricity

Se llama Ecoelectricity y se enmarca en el programa 'Life' de la Unión Europea que tiene como objetivo promover actuaciones respetuosas con el Medio Ambiente. Y aunque el proyecto está impulsado por centros tecnológicos situados en la Comunidad Valenciana, será Aragón el campo de ensayo de una iniciativa con la que se quiere generar y aprovechar energía eléctrica a partir de los residuos alcohólicos de baja calidad y poco valor comercial que se producen en la destilación de alcohol.

Para ello se construirá un planta piloto en las instalaciones de Destilerías San Valero, una alcoholera fundada en la localidad zaragozana de Cariñena en 1957 que procesa orujos, lías y vino de bodegas de todo Aragón y de Cataluña para convertirlos en alcohol destinado a la industria (fundamentalmente licorera, pero también como ingrediente de pinturas o disolventes y también para el mercado de bioetanol). Esta cooperativa de segundo grado que cuenta con unas 40 bodegas socias revaloriza además la pepita de la uva (para su uso en aceites y cosmética) o el tartrato de calcio para la producción del ingrediente principal del ácido tartracico con el que se produce un conservante natural alimenticio.

Es precisamente en estos procesos de destilación en los que se producen residuos alcohólicos de baja calidad, para los que este pionero e innovador proyecto europeo, en el que participan cuatro centros tecnológicos con sede en la Comunidad Valenciana -Innotecno Development S.L (socio coordinador del proyecto); Asociación para la Investigación de la Industria del Juguete, conexos y afines (AIJU); Ingeniería para el Desarrollo Tecnológico S.L. (Indetec) y el Instituto de Tecnología Química (CSIC-ITQ)-, busca una nueva revalorización con la que ofrecer además una alternativa energética sostenible.

Los responsables del proyecto señalaron que la iniciativa plantea tres retos. En primer lugar, seleccionar una amplia variedad de fracciones alcohólicas impuras de las industrias alcoholeras de bajo interés comercial para su aprovechamiento como materia prima en la generación de energía. Se pretende además diseñar, construir y optimizar un proceso integral de reformado catalítico de esas fracciones para la producción de corrientes gaseosas ricas en hidrógeno. El tercer objetivo, explicaron, incluye el diseño, construcción y optimización de un proceso para el aprovechamiento energético de estas corrientes para la generación de energía eléctrica y calor mediante una pila de combustible de alta temperatura. "La utilización del hidrógeno de origen renovable en pilas de combustible para generar electricidad supone una excelente alternativa al uso de combustibles fósiles y su empleo en turbinas de vapor convencionales, por lo que este proyecto constituye una alternativa sostenible al uso de combustibles convencionales, no renovables y además presenta el valor añadido al dar dar salida a un subproducto industrial, difícilmente valorizable ya que se trata de los residuos de los residuos”, detallaron los representantes del consorcio que impulsa Ecoectricity. ­

La iniciativa, que cuenta con un presupuesto cercano a los dos millones de euros, de los que la Comisión Europa financia el 60% de la inversión, y que se llevará a cabo en los próximos tres años, se presentó oficialmente este martes en la sede de la Denominación de Origen Protegida Cariñena, en un acto que contó con la presencia de la consejera de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, que destacó el apoyo del Gobierno de la Comunidad a proyectos innovadores que como Ecoelectricity “dan valor y enriquecen nuestro territorio y pueden generar empleo y mejores condiciones para nuestra Comunidad”.

Etiquetas
Comentarios