Despliega el menú
Economía

El Gobierno no cede y las pensiones perderán poder adquisitivo el próximo año

Las subirá solo un 0,25% frente al 1,4% estimado para el IPC y emitirá deuda cuando se agote el Fondo de Reserva. Retira otros 936 millones de la hucha de las pensiones.

Pepe Álvarez, Ignacio Fernández Toxo, Fátima Báñez, Juan Rosell y Antonio Garamendi, al inicio de la reunión de ayer en Madrid.
El Gobierno no cede y las pensiones perderán poder adquisitivo el próximo año
J. J. Guillén/Efe

El Gobierno no cede a la presión de la oposición ni de las manifestaciones en la calle y mantiene una subida de las pensiones de solo un 0,25% para 2017, el mínimo que marca la ley. Esto significa que los pensionistas perderán poder adquisitivo de forma significativa el próximo año. Y es que la estimación de inflación para el siguiente ejercicio que maneja el Ejecutivo es del 1,4%. Esto supone un repunte de los precios provocado por el encarecimiento del crudo que dejará atrás las tasas medias negativas de IPC de los últimos tres cursos, que sí habían beneficiado a los pensionistas.

Una evolución de los precios que no parece afectar al Ejecutivo. De hecho, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, trasladó ayer a los agentes sociales su intención de revalorizar las prestaciones lo que estaba previsto, es decir, el 0,25%. La posición fue mal recibida por los sindicatos, que habían apoyado una propuesta en el Parlamento para incrementar las pensiones un 1,2% y que ha sido paralizada por el Ejecutivo. Así, los líderes de CC. OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, criticaron al Gobierno por castigar a los pensionistas con una subida mínima y anunciaron estar dispuestos a utilizar "todas las vías" a su alcance, tanto en el Congreso como con movilizaciones, para lograr un alza mayor.

La reunión, a la que también asistieron los responsables de la patronal CEOE y Cepyme, no profundizó sobre la sostenibilidad de las pensiones. Un sistema que tiene en la rápida reducción del Fondo de Reserva el primer gran reto al que hacer frente, máxime cuando su agotamiento se prevé para finales de 2017.

Aumento del pasivo del Estado

Sin embargo, el Gobierno desveló por primera vez sus planes para cuando ese momento llegue. ¿La solución? Emitir deuda pública. Así lo adelantó el secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, en su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso, quien también recordó que esta era la mecánica utilizada en los años noventa cuando la Seguridad Social tenía déficit y no existía la famosa hucha.

Asimismo, Nadal aclaró que esta medida no supondría un aumento del déficit, aunque sí del pasivo del Estado. De hecho, cada vez que el Gobierno retira dinero de ese fondo –que se usa como una inversión en el mercado que ya a aportado 2.664 millones en 2016– tiene un impacto en la deuda. Además, la emisión para financiar las pensiones tendría un coste presupuestario porque los bajos tipos a los que España se financia en la actualidad se incrementarán según el BCE reduzca su programa de compras. Por tanto, la emisión de nueva deuda iría aparejada de un mayor incremento en el pago de intereses.

En cualquier caso, Nadal quiso desdramatizar el previsible final del Fondo de Reserva y mandar un mensaje de tranquilidad a la sociedad: "Aunque la hucha de las pensiones se acabara mañana el sistema estaría garantizado porque se producirían transferencias desde los Presupuestos al sistema". En este sentido, el Gobierno apuntó de nuevo a otra de las posibles soluciones: recurrir a los impuestos. De hecho, el secretario de Estado afirmó que "el sistema tributario siempre va a ayudar a las pensiones" cuando la Seguridad Social se encuentre sin recursos suficientes.

Precisamente, el debate se centra en si las pensiones no contributivas (viudedad y orfandad, especialmente) se financiarán a través de las cuentas públicas o se utilizará una cesta de impuestos ya existente, como defiende el PSOE y los sindicatos, para obtener los recursos necesarios.

Nadal no se posicionó a favor ni en contra de estas medidas, aunque descartó la creación de un impuesto específico para este fin. Es decir, que los recursos extras deberían salir de la recaudación por IVA, IRPF, Sociedades y Especiales. Aplazó la decisión al resultado del debate que se producirá en los próximos meses en el marco del Pacto de Toledo.

Mientras, el Ejecutivo retiró ayer otros 936 millones de la hucha de las pensiones. En esta ocasión justificó la medida para hacer frente a la liquidación del IRPF, correspondiente a las pagas ordinaria y extraordinaria de las pensiones de diciembre. De esta manera el Fondo de Reserva, que alcanzó los 66.000 millones en 2011, se reduce hasta los 15.195 millones –a precio de mercado–. Esta medida se une a los 9.500 millones sacados también este mes para hacer frente a la extra de Navidad. En total, este ejercicio se han retirado más de 20.000 millones, la mayor cantidad en un solo año.

Etiquetas
Comentarios