Despliega el menú
Economía

Rafael Pampillón: "Subir el impuesto de sociedades es pegarse un tiro en el pie"

Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona es experto en el análisis de países y el entorno económico. Como profesor de IE Business School acudió recientemente a Zaragoza a participar en uno de sus programas. No le gustan las fusiones bancarias y cree que hay margen para subir impuestos como el IVA, aunque sea una medida impopular.

Rafael Pampillón, economista.
Rafael Pampillón: "Subir el impuesto de sociedades es pegarse un tiro en el pie"
Raquel Labodía

¿Qué influencia puede tener la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses para la economía mundial?

Mucha, porque la economía americana es el 30% de la economía mundial. Cuando Estados Unidos sufre un poco, el resto del mundo lo pasa peor. Lo que más me aterra de Trump es la barrera al comercio internacional y las inversiones en sectores contaminantes frente a las energías renovables, que van a aumentar la temperatura del planeta. Ha prometido más gasto público para poder dar trabajo a esas personas que le han votado de clase media baja, incluso subir un poco los salarios y bajar los impuestos. Esto va a desembocar en déficit público. EE. UU. se financia emitiendo bonos y tendrá que emitirlos a tipos de interés altos porque cuanta más deuda se emite más suben los tipos de interés. Y es algo que vamos a ir viendo en Europa y en España, que van a ir subiendo los tipos de interés, porque también está subiendo la inflación.

¿Trump es el culpable de que vayan a subir los tipos de interés?

Va a contribuir de una manera notable, pero en España, antes de que llegara Trump, en el mes de octubre, ya teníamos una inflación del 0,5%. Hacía dos años y medio que no teníamos inflación positiva. Y el precio del barril de petróleo ha pasado de 28 dólares a 52 y ahora ha bajado a 47. Los tipos de interés van a subir por el déficit público que habrá que financiar en EE. UU., porque Janet Yellen (presidenta de la Fed) subirá en diciembre los tipos. Si ahora están entre el 0,25% y el 0,50% van a estar entre el 0,50% y el 0,75%.

¿Será una subida de tipos más lenta que la que se produjo durante la crisis?

Será más lenta y dependerá de la inflación. Esta no me preocupa, porque sigue siendo muy baja, pero lo que me preocupa es el crecimiento económico. El problema de la economía mundial es la ralentización en las tasas de crecimiento. Llevamos ya cinco o seis años revisando a la baja las previsiones. Eso pasa en los países emergentes, que deben estar creciendo alrededor del 4% y en los desarrollados, que debemos de estar en torno al 1,5%.

¿El alza aliviará a la banca?

La banca va a estar más aliviada, pero no es la solución. Está sufriendo un problema de transformación tremendo, la digitalización, el ‘big data’, la reducción de oficinas, la necesidad de tener mano de obra muchísimo más formada en las nuevas tecnologías, problemas de regulación y necesidades de solvencia.

¿Las fusiones siguen siendo necesarias?

Yo creo que no. Como economista a mi las fusiones no me gustan. Creo que ya tenemos pocos bancos y que debe haber competencia. Si los bancos funcionan bien, tienen que seguir compitiendo entre ellos. Si un banco es público y gana dinero como Bankia habrá que privatizarlo. BMN, también público, pero que no gana dinero, debería fusionarse.

¿Cómo ve la economía española?

Lo de España es milagroso. Crece al 3,2%, mucho más que la zona del euro, pero con otros problemas. Tiene el turismo, que ha crecido de forma espectacular, un 10% de un año para otro y tiene una fuerza de consumo brutal. Hemos creado 600.000 afiliados en los últimos 12 meses.

¿Debería ser el empleo más estable creciendo a este ritmo?

Sí. La temporalidad es de un 27%, que es muy elevada. Eso es algo que tendríamos que resolver. Y, cambiando de tema, los ingresos fiscales. No puede ser que una economía que está creciendo al 3,2%, que es la estrella de Europa, tenga unos ingresos fiscales que están en el 38% del PIB y tengamos un gasto público que es el 42% del PIB. Hay cuatro puntos de déficit y somos el único país de la UE que tenemos un déficit público superior al 3%.

¿Cómo debe resolverse? ¿Subiendo el Impuesto de Sociedades?

Subir Sociedades está chupado pero es pegarse un tiro en el pie. Todo el mundo estará de acuerdo. Ahora, si eres un pobre ahorrador que piensas jubilarte y tienes un fondo de pensiones, de qué se nutre este, de los beneficios de las empresas. De qué se nutre el empleo, del fortalecimiento del sector empresarial. Si se sube el Impuesto de Sociedades, todo el mundo va a estar de acuerdo, pero a lo mejor, no es lo mejor para la economía española. ¿Por qué no subimos el IVA?

¿No dañaría al consumo, que es otro motor de crecimiento?

Tampoco pasaría nada por dañar el consumo, que está creciendo. La economía también está creciendo por las exportaciones de bienes y servicios. Las exportaciones de servicios no turísticos superan ya al turismo. Y las ventas al exterior no pagan IVA. Para reducir el déficit público solo hay dos maneras: reducir el gasto público –a ver si están de acuerdo el resto de los partidos–, o subir los impuestos. No hay otra.

¿Cree posible subir los sueldos como piden los sindicatos?

Si suben los sueldos suben los costes de las empresas y al final se dañan las exportaciones. Somos competitivos porque con la reforma laboral hemos desandado un camino que nunca tuvimos que andar, el de la subida salarial del ‘boom’ inmobiliario y de la fase expansiva del ciclo desde el año 2000 y hasta el 2008.

Etiquetas
Comentarios