Despliega el menú
Economía

Aragón recupera el melón de Torres de Berrellén para potenciar su cultivo y venta

Dos vecinos de la localidad zaragozana impulsan el proyecto en el que trabajan investigadores del CITA.

Análisis de laboratorio del melón de Torres obtenido en los primero ensayos.
Análisis de laboratorio del melón de Torres obtenido en los primero ensayos.
CITA

No se conocen las causas por las que desapareció la fruta que durante el siglo pasado hizo conocida a la localidad zaragozana de Torres de Berrellén como el pueblo de los melones. Pero ahora, este producto comienza a hacerse hueco en los campos del municipio, cuyos productores han decidido impulsar su cultivo, darle continuidad y, con el tiempo, comercializarlo como un producto de calidad diferenciada.

Este es el objetivo de dos vecinos de la localidad, Jesús Causapé y Chuma Sahún, que tanto habían oído hablar en su pueblo de esta desaparecida producción, de su calidad y el reconocimiento que tenía en los mercados que vieron una buena oportunidad en recuperarla y ponerla en valor.

Para esta investigación cuentan con la colaboración del Banco de Germoplasma de Hortícolas del Centro de Investigación y Tecnología de Aragón (CITA), un organismo dependiente de la consejería de Innovación, Investigación y Universidad del Ejecutivo autónomo. Su responsable, Cristina Mallor, explica que en un primer momento y dado que no se disponía de semillas de melón de Torres se hicieron ensayos con semillas Tendral existentes en el banco de germoplasma, aunque finalmente se localizaron a varios hortelanos de la localidad zaragozana que habían conservado semillas a lo largo de los años.

"Se trata de un melón rugoso alargado, cuya piel dura permite una mejor conservación y una gran calidad sensorial", detalla Mallor, que explica que este año se han realizado ensayos en parcelas del CITA y en distintas tierras de Torres de Berrellén y de localidades de la zona, ya que se está estudiando la posibilidad de relacionar las propiedades del melón con la calidad del suelo y el agua. Un estudio en el que participa el Instituto Geológico Minero de España, en el que Causapé es científico titular, así como el ingeniero agrícola Carmelo Andrés.

La primera cosecha recolectada en estos ensayos será ahora sometida a un análisis físico-químico y sensorial en el que trabaja Amparo Llamazares, especialista el Centro de Transferencia Agroalimentaria. Pero todavía es pronto para pensar en su comercialización, reconoce Mallor, que explica que para conseguir este nuevo "Tendral verdadero" hay que depurar las semillas y hacer una selección, que luego será multiplicada para facilitarla en años posteriores a los hortelanos. "Y una parte –explica la investigadora– se depositará en el Banco de Germoplasma para garantizar su conservación".

Etiquetas
Comentarios