Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Las cooperativas de Grañén y Sariñena se fusionan para ganar dimensión y ampliar mercados

La nueva sociedad aglutinará más de 600 socios y un volumen de negocio que supera los 50 millones de euros.

Llevan ya más de tres años colaborando en proyectos empresariales, pero ahora la Cooperativa Los Monegros de Sariñena y la SAT 580 (Sociedad Agraria de Transformación) Secadero de Cereales Santiago, de Grañén, ambas en la provincia de Huesca, han decidido dar un paso más y convertirse en una sola entidad.

Ambas darán lugar a una nueva sociedad, de nombre Los Monegros-Santiago, que aglutinará a más de 600 socios, que suman unas 21.000 hectáreas. La nueva marca dispondrá además de nueve millones de euros de fondos propios y alcanzará un volumen de negocio superior a los 50 millones de euros de facturación.

Esta unión empresarial es la respuesta a uno de los retos que tiene planteado el sector cooperativo de la Comunidad: ganar dimensión para incrementar también su competitividad. "Nuestro objetivo es crecer, dar más servicios a nuestros socios, mejores precios y disponer de mayor volumen de producción para ganar cuota en el mercado", señaló ayer José Víctor Nogués, presidente de la cooperativa Los Monegros de Sariñena, que insistió además en las "beneficiosas sinergias" que producirá el trabajo conjunto.

La fusión no afectará a la plantilla actual de ambas cooperativas. Así, se mantendrán los 70 puestos de trabajo directos que suman entre las dos empresas, que, además, señaló Nogués, conseguirán ahorros en gestión y tendrán así una mayor capacidad de generar recursos. Todo ello repercutirá sin duda, como insistió Nogués, en los resultados de las empresas cooperativas, pero "sobre todo y especialmente" en las cuentas de las explotaciones de los socios. "Al comprar y vender con mayores volúmenes, el precio mejora en ambos sentidos y en la misma medida lo hace también la rentabilidad de nuestros agricultores", insistió.

Desde la cooperativa de Grañén destacaron que esta unión es un comienzo pero aún queda camino por recorrer.Intensa colaboración

Las cooperativas de Grañén y Sariñena ya saben lo que es trabajar juntas. Lo hacen desde hace tres años, ya que a comienzos de 2014, ambas entidades, junto con otras cuatro firmas aragonesas, decidieron unir fuerzas para crear Alfeed, la marca única con la que exportan alfalfa aragonesa a Emiratos Árabes, Arabia Saudí o China.

Meses después firmaban un convenio de colaboración para incluir en esta colaboración todo tipo de materias primas, avanzar en la puesta en marcha de nuevos proyectos o consolidar líneas de negocio emergentes, como la producción de biomasa.

En septiembre de 2015, ambas empresas, que colaboraban en la comercialización de pellets bajo la marca de Agropellets, avanzaban en un nuevo proyecto conjunto. Así, con la mirada puesta en el mercado doméstico y su salto al sur de Francia, se lanzaba a la producción de pellets de alta calidad.

Este nuevo producto, que cuenta con la máxima certificación de la Asociación Europea de la Biomasa, procede de madera del Pirineo y se procesa en las instalaciones del secadero de Grañén.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión