Despliega el menú
Economía

La DGA sigue negociando la posible instalación de Magna

El grupo Inbisa inició en enero obras de aplanamiento de terreno en Pedrola que suspendió un mes después.

El Gobierno de Aragón mantiene abierto el diálogo con la multinacional austriaco-canadiense Magna de cara a la posible instalación de una fábrica del sector del automóvil en la región. El interés de la compañía por ubicar una planta en el entorno de Zaragoza, del que informó este diario en octubre pasado, sigue sin traducirse en un acuerdo concreto, aunque eso no significa que el proyecto haya sido desechado. A principios de enero, de hecho, el grupo Inbisa inició en Pedrola obras de aplanamiento de un terreno de 20.000 metros cuadrados que parecían estar destinadas a ese proyecto, pero las mismas fueron suspendidas un mes después –sin que se edificara nada–, según confirmó el Ayuntamiento de la localidad zaragozana, que dijo no tener confirmación oficial de que Inbisa trabajara para Magna.

Desde el Ejecutivo que encabeza Javier Lambán se reconoce que la negociación con Magna se mantiene, aunque sin precisar si las instalaciones irían a Pedrola o a otro sitio, y se recalca que se han ofrecido a la compañía todas las facilidades posibles para la materialización del proyecto en Aragón, incluso con el apoyo del Inaem para cuestiones de índole laboral y de la empresa pública Aragón Exterior para otras gestiones. Ahora se está a la espera, indicaron, de que Magna tome una decisión.

Discreción

Preguntada sobre esta cuestión, la consejera de Economía del Gobierno aragonés, Marta Gastón, se limitó ayer a señalar que "nuestro trabajo en la DGA está en dejarnos la piel tratando de que los proyectos empresariales se queden en Aragón". La responsable política no mencionó explícitamente el nombre de Magna argumentando que cuando se les pide discreción, "sobre todo por responsabilidad, lo respetamos". Y añadió: "Las decisiones empresariales son independientes de cuanto desde las instituciones podamos hacer, pero nuestro trabajo es tratar de que esas decisiones sean positivas para nuestra tierra".

Fuentes oficiales de Magna, por su parte, indicaron ayer a este periódico que la compañía "no comenta rumores o especulaciones" y aseguraron que "en cuanto tengamos algo que anunciar, lo haremos". "Desafortunadamente, hay muchos rumores en muchos mercados", añadieron.

En ámbitos vinculados al sector del automóvil en Aragón se reconoce que la llegada de Magna a la región encaja perfectamente con las adjudicaciones que está haciendo el grupo Volkswagen en sus factorías de Pamplona y Barcelona. Fuentes sindicales apuntan que la planta que se instalaría aquí se dedicaría a estampación, una actividad de la que se ocupa para General Motors en Figueruelas el grupo Gestamp.

Etiquetas
Comentarios