Despliega el menú
Economía
Suscríbete

​UGT exige derogar una reforma laboral con más efectos negativos que positivos

Daniel Alastuey dice que los efectos negativos de la ley superan con creces a los positivos.

La reforma laboral ni ha servido para crear empleo ni para acabar con la dualidad entre fijos y temporales ni tampoco para reducir el paro. Los efectos negativos de la ley superan con creces a los positivos, según evidenció Daniel Alastuey, secretario general de UGT Aragón, que exigió su derogación al futuro Gobierno. “La permanencia en el desempleo es uno de los problemas más graves generados por la reforma. Así, si en 2011 los parados de más de un año eran el 39,92%, a final de 2015 eran ya el 41,3% mientras que en los que llevan más de dos años en el paro, el porcentaje ha subido más de cinco puntos, del 21,72 al 26,9%, y en los que llevan tres años sin encontrar trabajo, se ha incrementado del 12,63% al 19%”, denunció el líder sindical. “Si combinamos edad y tiempo en el paro el problema es muy grave porque nos encontramos con 16.600 personas en nuestra comunidad, con más de 45 años, que llevan más de dos años en el paro y tienen dificultades enormes para recolocarse”.

Si al paro de larga duración, sumamos la reducción en la cobertura por desempleo, añadió Alastuey, el panorama se vuelve aún más complicado. “Solo el 54,08% de los parados en Aragón recibe ya prestación y el que todavía la percibe, es muy baja, de unos 820 euros de media”, recordó, denunciando también el incremento de los denominados trabajadores pobres que cobran por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). “Su número se ha multiplicado por tres”, puntualizó.

El máximo responsable de UGT Aragón puso también el acento en la mala calidad del empleo que se crea y el repunte de la temporalidad. “Prácticamente el 92% de los contratos que se han realizado a lo largo del periodo de cuatro años han sido temporales, si exceptuamos 2012”, criticó. Y eso, “sin considerar que “el índice de temporalidad aumentaría hasta el 94,5%, incluyendo las conversiones de temporales en indefinidos”. Es decir, remarcó, que solo un 5% de los contratos que se hacen son con carácter indefinido, mientras que la temporalidad ( la duración del 45% de contratos es inferior a un mes) es la nota dominante.

El abuso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) que en lugar de flexibilizar el mercado de trabajo, sirvieron para aumentar el número de despidos, junto al deterioro de la negociación colectiva son otros efectos funestos de esta reforma, que según UGT, urge derogar.

Alastuey pidió también al Gobierno de Aragón reactivar ya el diólogo social al entender que si se estaba demorando por el debate de los presupuestos, estos llevan ya un mes aprobados, y la DGA sigue sin llamar a sindicatos y empresarios a ninguna reunión. “En campaña, el PSOE nos presentó un plan por el empleo que nos parece bien y convendría retomarlo”, dijo, exigiendo que no vuelva a pasar como con el Plan de Empleo Juvenil, de cuyos fondos el pasado año solo se ejecutó el 60%, concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión